Poz pozik!

lunes, 1 de enero de 2018

Urte barri barri 2018

Urte barri barri txarri belarri
daukonak ez daukonari
intxaurtxu bat, hiru gaztaina, Mari Montaña...
nik ez daukot eta niri!
Urte zaharra joan da, barria etorri,
ni ez noa hemendik ezer hartu barik.
Señorita una, señorita dos,
deme un aguinaldo por amor de Dios!

Eske kopla honegaz 2017 urtea agurtu eta 2018 urte barriari ondo etorria emon gura deutsagu Arratia.tk blog honetatik. 


Urte barri, bidriera barri



Jauna, urte barri hau eskeintzen deustazu

osatu behar dodan bidriera barri baten moduan,
nire bizitzako kolore guztietako
365 zatitxoez osatu beharko dodana.
Nire maitasun eta gogoaren gorria,
nire samin eta doluen morea,
nire esperantzaren berdea,
nire ametsen arrosa,                    
nire konpromiso edo borroken urdina edo grisa,
nire emoitza eta uztaren urrea edo horia.
Egun normalentzat gordeko dot zuria
eta zu falta zareneko, baltza.
Danak alkartu eta josiko dodaz
nire fedearen otoitzaz
eta Zuganako konfiantza osoaz.
Jauna, zuri gauza bat baino ez dautsut eskatuko:
argitu eizu barru barrutik nire bizitzaren bidriera hau
Zure presentziaz eta Biziaren zure Espirituaz.
Holan, behar bada, gardentasun horri esker,
aurten nire ibilian aurkitzen dodazanak
baliteke zure seme maitea,
JesuKristo gurea be aurkitzea.

Gaston Lecleir.

¿Basta con decir Feliz Año Nuevo? y ¿con cuál felicidad?
Arnaldo Zenteno

 Es algo rutinario escribir o decir Feliz Año Nuevo y puede ser un buen deseo o una simple frase que se repite y ha perdido su sentido.

Un buen amigo, escribió: No basta desear a otros que tengan un Feliz Año Nuevo, sino que hay desear sinceramente, comprometerse y actuar para que sea en verdad Feliz.


Los anuncios comerciales para vender, nos están diciendo: compra esto y será feliz, o compra esto para tu familia y serán felices. En esa dinámica la felicidad depende de tener más y más cosas , y Navidad y Año Nuevo son épocas de consumismo desaforado. E irónicamente la felicidad de Navidad, del Nacimiento de Jesús que nace pobre en un establo y que se anuncia primero a pastores pobres, se celebra con festín consumista o con la bendición de santaclós.



No es que la Felicidad no sea importante. El problema es dónde ponemos y dónde buscamos la Felicidad. En el Evangelio es muy importante la Felicidad. El anuncio a los pastores en Belén nos dice: Les anuncio una gran alegría, que es para todo el Pueblo. Y en su vida Jesús luchó sin cesar por la felicidad de los enfermos y enfermas, de las Niñas y Niños discriminados, de los marginados y rechazados en la sociedad de su tiempo. Marcos resume toda la vida de Jesús con esa palabra que hoy repetimos casi mecánicamente: Inicio del Evangelio= de la Buena Noticia de Jesús.

Y su predicación tienen un lugar central las Bienaventuranzas- y aunque parece que se nos olvida que esa palabra quiere decir Felicidad. El mensaje de Jesús es bien claro quiere que seamos felices, pero la felicidad no puesta en adorar o servir al dinero, ni en explotar al hermano, ni tener un corazón lleno de lodo, ni un corazón egoísta encerrado en su propio y solo bienestar. Felices nos dice Jesús si amamos y acompañamos y servimos al que tiene hambre, al migrante o forastero, al que está discriminado etc..(Mateo 25). Ademàs el perdón de Jesús nos da verdadera felicidad


Jesús proclama las Bienaventuranzas: Felices los que tienen hambre y sed de Justicia, Felices los que tienen un corazón misericordioso, Felices los que trabajan por la paz, Felices los limpios de corazón, Felices los pobres de corazón- no un pobre corazón, sino un corazón que sabe compartir, que no está atado a las cosas.(Mt 5,1,11) y con audacia, Lucas nos expresa en el Evangelio el mensaje de Jesús- contradiciendo la visión de felicidad= riqueza- felices los Pobres porque de ustedes es el Reino de Dios. El Reino de Dios es el de la Justicia, Solidaridad, fraternidad. Como dicen los obispos latinoamericanos reunidos en Brasil: una Vida Digna. Y Jesús luchó y dio su vida, y nos invita a luchar para esa Vida Digna en la sociedad. En la última Cena Jesús nos da su Mandamiento Nuevo para que nuestra Alegría sea plena: Aménse unos a otros como yo los he amado.

Fraternalmente con el espíritu de Jesús, les deseo muy Feliz Año Nuevo,

Arnaldo Zenteno.
 



Jesus gugaz. Gu Jesusegaz. Ez Herodes ez Zesarregaz.



Jesus ipini eutsoen izena.


Biblian izena ez da persona bati deitzeko bakarrik. Izenak personea osotasunean hartzen dau, bizitzan daukan misinoa hartzen dau.

Jainkoak norbait aukeratzen dauanean izena aldatzen deutso: Jacobi Israel deitzen deutso, Abrani Abraham –«Jentetzearen Aita»–, eta Jesusek "Pedro" ("petrus" - harria) deitzen deutso Simoni.

Biblian be norbait jaioko dala iragarten danean, ipini behar jakon izena erabagiten da: "Jesus ipiniko deutsazu izena".

Jesusek hori guztia alde batera itxi eban, eta Jainkoari deitzeko erabili eban izena "Aita" izan zan, Abbá. Gurasoek Jesusi izen bi ipinten deutsiez. Jesus: Jainkoa salbatzailea da. Edo Enmanuel, Jainkoa gugaz, Jainkoa gure alde dago. Izena eta izana. Jainkoaren esperientzia horreek bizi eta zabaldu beharko gendukez.

Ardura handia izaten dogu danok gure izena ez daien erabili edozein modutan. Antzeko zeozer egin beharko genduke, munduan dagoan injustizia eta gatx guztien errua Jainkoari bota barik. Holan ez da santifikatzen Jainkoaren izena; lotsagarri erabilten dogu Jainkoaren izena.

Jainkoari eskatzen deutsagu bere izena santifikatua izan daitela, errespetatua, beneratua; ez otoitzean bakarrik, ez abesti eta laudorioetan bakarrik. Jokabideetan be bai; Jainkoaren maitasunaren araberako mundu bat egiten be bai. Jainkoaren Erreinua.

Mateo ebanjelisteak, bere liburua amaitzerakoan, Jesus kurutzean agertzen deusku. Eta bere berbak bere izena gogoratuazo: Ni beti egongo naz zuekaz. Enmanuel. 
Egun seinalatu honetan eta urte guztian zehar. Bera gugaz dago, gure alde dago, gure salbatzailea da. 
Zorionak!



La no violencia: un estilo de política para la paz


 «Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla». En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. «Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz» (Papa Francisco) 

Texto completo del Mensaje por el Día de la Paz: clic aquí 



"Bedeinkatu zagizala Jaunak, eta zaindu.

Agertu deizula Jaunak bere arpegi argia.

eta errukitu daitela zutzaz.

 Agertu deizula Jaunak bere arpegia,

eta emon bere bakea". (Zenbakiak 6)






Urte barri barri 2016!

Gaurko ebanjelioak hiru jarrera eskeintzen deuskuz urte barri guztirako: harritu, hausnartu, Jainkoa goratu.

Artzainen moduan harritu. Indiferentziaren aurka, Gizakia baztertuta dagoen bakoitzean. Herri bateko sutea dala-eta, alkatearen deklarazioak: Gas plantaren ardura. Eta baserritarrak? Eta gizakia?

Maria lez hausnartu. Azal hutsean geratzearen aurka. Lehen uste edo eritxiagaz eta jendeak zer dinoanagaz ez konformatu. Sakondu eta errotu. Fededunok otoitzean, ebanjelioaren argipean. Jende asko ibili dabil. Osasungarria da. Ibili bai baina mezari eta otoitzari itxi barik. Horreek be osasun bide doguz-eta.

Eta ebanjelisteari jarraituz Jainkoa goratu. Gure harrokeriaren aurkako botikarik onena. Gure buruaren aurretik, gure alderdi edo herriaren aurretik, gure parrokiaren aurretik… Jainkoa goratu. Gure zorionaren iturria lehen irakurgaian irakurri dogunez.

Eta holan, urte barrian zehar, egunero Jesus Jainkoagaz egingo dogu bat. Jainkoa salbatzailea. Ez mehatxu bat gure zorion bizitzarako. Gure zorionaren laguntzailea baino. Zorionak!




 


Urtezahar, Urteberri

Zorioneko gara, gertaera askoren erdian –batzuk oso pozgarriak, besteak arrunt tristeak− San Silvestre egunera iritsi garelako. Bihar ekingo diogu urte berriari: 2016. Beti izan dugu eskari edo esperantza bera: ea izaten den aurrekoa baino apur bat hobea. Baina beti izan behar da datorrena aitortu eta asumitzeko prest eta dagokionari erantzukizunak eskatzeko gai.

Urte berriari begira jarri eta lehenengo ikusten dudana da Espanian aurki osatuko dela Gobernu “berria”. Nolanahi ere, azkeneko hauteskundeei buruz ez daukat Munilla monsinoreak daukan irudipen bera (ez naiz ausartzen Donostiako gotzainarenari iritzia esatea ere). Badakigu hauteskundeak ez direla inoiz erabat demokratikoak izaten, dakigulako indar faktikoek zeinen alde egiten duten. Dena den, abenduko hauteskundeek oso mapa koloretsua marraztu dute. Hori ez da gizartea gaixo dagoen sintoma, guztiz alderantzikoa baizik: osasuntsu dagoen seinale, hainbesteko presiopean beste xenda batzuk aurkitzen jakin duelako.

Askori entzun diet herriak aldaketa eskatu duela. Ez dakit. Dakidana da aldaketa-premia handia sumatzen dudala; aldaketa- edo errekuperazio-premia. Gauza asko dira errekuperatu beharrekoak: pertsonen duintasuna; hori ez dago uzterik Lucía Caram, aita Angel, Elikagai Bankuaren eta hainbat borondate oneko pertsonen esku; gobernuak eman behar ditu konponbide duinak.

Lanak ere duintasuna galdu du; beraz, hori ere errekuperatu beharreko bihurtu zaigu; alderdi askotatik galdu ere: lanik eza bera, sindikatuen efikazia falta, eskubideen murrizketa, kontratu negargarriak eta soldata eskasak toki askotan. Horrela ez da harritzekoa desberdintasun sozialak gero eta handiagoak izatea, azkeneko urteotan gertatu den eran.

Azken urteotan gertatu dira gauza gehiago ere: askatasun zibil askoren murrizketa (lege mordaza). Ba al dago eskubiderik honetarako: adibidez, sare sozialetan zerbait idatzi nahi, zerbaiti edo norbaiti kritika egin nahi eta, kasik, abokatua ondoan duzula jardun behar, hitzak ondo neurtuz eta metaforarik ezkutukoenak asmatuz, beldurrez airean, huskeriagatik zama galanta erants diezaguketelako. Konstituzioa asko aipatu, eta beraien komeni zaienerako bakarrik aldatu, betikoen mesedetan.

Ez naiz harritzen instituzio publikoengan konfiantza galtzea. Horixe dela beharrezkoa aldaketa, norabidearen aldaketa sakona, non herritarrek, baina benetan, hitza izango duten!
Azkenik (gehiago kabitzen ez zaidalako) gure Planeta errekuperatu behar dugu kutsaduratik eta horren ondoriozko galbidetik −irakurri, besteak beste, Frantziskoren ‘Laudato si’−.

Rufino Iraola

¿El día del juicio a nuestra cultura?



  El fin del año ofrece la ocasión para hacer un balance sobre nuestra situación humana en este planeta. ¿Qué podemos esperar y qué rumbo tomará la historia? Son preguntas preocupantes pues los escenarios globales se presentan sombríos. Una crisis de magnitud estructural se ha instalado en el corazón del sistema económico-social dominante (Europa y Estados Unidos), con reflejos en el resto del mundo. La Biblia tiene una categoría recurrente en la tradición profética: el día del juicio se avecina. Es el día de la revelación: la verdad sale a la superficie y nuestros errores y pecados son denunciados como enemigos de la vida. Grandes historiadores como Toynbee y von Ranke también hablan del juicio a culturas enteras. Estimo que estamos realmente ante un juicio global sobre nuestra forma de vivir en la Tierra y sobre el tipo de relación que mantenemos con ella.

Considerando la situación a un nivel más profundo, que va más allá de los análisis económicos que predominan en los gobiernos, en las empresas, en los foros mundiales y en los medios de comunicación, notamos cada vez con más claridad la contradicción existente entre la lógica de nuestra cultura moderna, con su economía política, su individualismo y su consumismo, y la lógica de los procesos naturales de nuestro planeta vivo, la Tierra. Son incompatibles. La primera es competitiva, la segunda, cooperativa. La primera es excluyente, la segunda, inclusiva. La primera pone su valor principal en el individuo, la segunda en el bien de todos. La primera da centralidad a la mercancía, la segunda a la vida en todas sus formas. Si no hacemos algo, esta incompatibilidad puede llevarnos a un severísimo impasse.

Lo que agrava esta incompatibilidad son las premisas subyacentes a nuestro proceso social: que podemos crecer ilimitadamente, que los recursos son inagotables y que la prosperidad material e individual nos trae la tan ansiada felicidad. Tales premisas son ilusorias: los recursos son limitados y una Tierra finita no resiste un proyecto infinito. La prosperidad y el individualismo no están trayendo felicidad sino altos niveles de soledad, depresión, violencia y suicidio.

Hay dos problemas que se entrelazan y que pueden convulsionar nuestro futuro: el calentamiento global y la superpoblación humana. El calentamiento global es un código que engloba los impactos que nuestra civilización produce en la naturaleza, amenazando la sostenibilidad de la vida y de la Tierra. La consecuencia es la emisión anual de miles de millones de toneladas de dióxido de carbono y de metano, 23 veces más agresivo que el primero. La aceleración del deshielo del suelo congelado de la tundra siberiana (permafrost), hace que exista en los próximos decenios el peligro de un calentamiento abrupto de 4 a 5 grados centígrados que devastaría gran parte de la vida sobre la Tierra. El crecimiento de la población humana hace que se exploten más bienes y servicios naturales, se gaste más energía y se lancen a la atmosfera más gases productores de calentamiento global.
Las estrategias para controlar esta situación amenazante prácticamente son ignoradas por los gobiernos y por quienes toman las decisiones. Nuestro arraigado individualismo ha impedido que en las reuniones de la ONU se haya llegado a un consenso. Cada país ve solamente su interés y es ciego al interés colectivo y al planeta como un todo. Y así nos vamos acercando despreocupadamente a un abismo.

Pero la madre de todas las distorsiones referidas es nuestro antropocentrismo, la convicción de que nosotros, los seres humanos, somos el centro de todo y que las cosas han sido hechas sólo para nosotros, olvidándonos de nuestra completa dependencia de todo lo que nos rodea. Aquí radica nuestra destructividad que nos lleva a devastar la naturaleza para satisfacer nuestros deseos.

Se hace urgente un poco de humildad y vernos en perspectiva. El universo tiene 13,7 miles de millones de años; la Tierra, 4,45 miles de millones; la vida, 3,8 miles de millones; la vida humana, 5-7 millones; y el homo sapiens unos 130-140 mil años. Por lo tanto, hemos nacido hace solo “unos minutos”, fruto de toda la historia anterior. Y de sapiens estamos pasando a ser demens, amenazadores de nuestros compañeros en la comunidad de vida.

Hemos llegado al ápice del proceso evolutivo no para destruir sino para guardar y cuidar este legado sagrado. Sólo entonces el día del juicio será la revelación de nuestra verdadera identidad y de nuestra misión aquí en la Tierra.


Leonardo Boff

El año que pasa



No hay seguramente nada -aparte del Misterio que es en todo lo que es- más difícil de entender que el tiempo. Nuestros ojos captan tres dimensiones (largura, anchura, profundidad) en una foto cualquiera, por plana que sea, ¡y ya es admirable ver tres dimensiones en dos! Pero ¿quién puede captar la cuarta dimensión, la del tiempo en el espacio? ¿Quién es capaz de dibujarlo, por artista que sea?

Siempre hemos sabido, mucho antes de Einstein, que para un encarcelado una hora de espera del vis à vis con su pareja es más larga que una hora de disfrute con ella, por mucho que ambas horas sean iguales en el reloj del funcionario. Ninguna fórmula matemática podría explicarnos por qué son tan diferentes las dos horas. Últimamente, los físicos del mundo entero están expectantes por saber si, efectivamente, los neutrinos corren más que la luz, pues si fuera así se vendrían abajo todas las medidas del tiempo y del espacio y también la teoría de Einstein. Sería como decir que uno corre más que su propia sombra o como imaginar (pero imagínelo quien pueda) que, corriendo más que la luz, podríamos retroceder en el tiempo, de modo que pudiéramos, por ejemplo, asistir desdoblados a nuestro propio nacimiento o que pudiéramos incluso impedir nosotros mismos, como fuere, que nuestra pobre madre nos diera a luz, en el caso de que la vida nos fuera tan mal, cosa que a tantos sucede. Entendemos muy bien que uno prefiriera no haber nacido, pero ¿cómo entender que uno pudiera impedir su propio nacimiento? Y tantos enigmas que guarda el tiempo dentro de sí. ¿Será que algún día dejará de ser inexorable?

Razón tenía San Agustín (siglo V) cuando, al final de su vida y de todo su saber acumulado, dedicó un complicado capítulo de sus Confesiones a esta cuestión del tiempo. Empezó el capítulo de esta manera: "Sé bien lo que es, si no se me pregunta. Pero cuando quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé". Tal vez nos ocurre lo mismo con casi todo, no solo con el tiempo: sabemos lo que es la belleza y el amor, la vida y la muerte, la dicha y la desdicha, hasta que nos preguntan o nos preguntamos, y entonces dejamos de saber, cesa la palabra y nos dejamos llevar. ¡Bendita ignorancia!

Una cosa sabemos con nuestra ignorante certeza: que todo pasa, que todo fluye, como esta incesante lluvia que cae y que algún día volverá a ser agua en las nubes o sangre en nuestras venas y nunca acabará. Así corre y pasa todo y todo vuelve. Así pasa la vida, pasajera como todo y eterna como Dios. Sí, pasajera y eterna, como Dios. Pues eternidad no es la prolongación infinita del tiempo ni lo que había antes del tiempo ni lo que habrá después del tiempo; antes del mundo y del tiempo no había ni Dios, pues no puede existir ningún antes ni después del tiempo. Eterno es el corazón del tiempo, aunque no sabemos qué es. Eterno es el movimiento, la energía, la dynamis, el Espíritu. Eterna es la paz que irrumpe mansamente en medio de todos los torrentes y torbellinos y de los terribles huracanes. Eterno es Dios en el corazón de todo lo que es, vive, fluye. Eterna belleza, humildad y ternura, entregadas al destino de nuestro pobre ser contingente y perenne.

Pasan los días y los años, vienen y van. Y ¿qué es un año? Sí, lo sabemos, es el tiempo que tarda esta Tierra que somos en girar alrededor del Sol: 365 días, como ya lo descubrieron hace cinco mil años los sabios egipcios, instruidos por iletrados labradores. Ellos, al igual que nosotros, se sentían perdidizos en la inmensidad del espacio y del tiempo, necesitaban orientarse y midieron el tiempo mirando al Sol para orientarse en la Tierra, para saber cuándo cultivar y cuándo cosechar, cuándo trabajar y cuándo descansar, y cómo dar culto a los dioses, es decir, cómo agradecer y cuidar el misterio de la Vida tan fugaz y mortal y, sin embargo, eterna. Luego midieron con más precisión, en honor de los bisiestos: la Tierra tarda en girar alrededor del Sol 365 días, 6 horas, 9 minutos, 9,76 segundos. Y en nuestros tiempos, más exactos y veloces que nunca, han medido también las centésimas y las milésimas de segundo, e incluso los microsegundos (millonésimas de segundo) y los nanosegundos (milmillonésimas de segundo) y los psicosegundos (billonésimas de segundos) y los femtosegundos (milbillonésimas de segundo), y hasta los attosegundos, que no se sabe ni cómo decir, pero baste decir que en un segundo hay tantos attosegundos como segundos han pasado desde el Big Bang de este universo, hace trece mil millones de años. Es asombroso, pero uno se asusta de pensar que vayan a inventar relojes que cuenten el tiempo hasta esos extremos y nos hagan vivir infinitamente más deprisa aún de lo que ya vivimos.

Pero todo eso no es más que el año solar. Otro es el año lunar, de aquellos que, como los musulmanes, miran más a la Luna que al Sol. Y muy distinto es el año galáctico que indica el tiempo que necesita el Sol en completar una órbita en torno al centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea: unos 220 millones de años. Y otro muy distinto es, en el hinduismo, el año de Brahma: unos 3.000 millones de nuestros años.

Y así sucesivamente hasta perder la medida del tiempo inmensamente grande e inmensamente pequeño, en el que tocamos la misma eternidad. Lo único cierto es que el tiempo pasa, aunque no sepamos qué es. Dicen los sabios lingüistas -más sabias son las lenguas- que "año" viene, justamente, de la raíz indoeuropea "at" que significa "ir" o "período que se va" (al encontrarse con el sufijo "-no" se convierte en doble n: annus en latín, y de ahí "año").

Así ha pasado este año, tan corto para algunos y tan largo para otros ¿Quién les alargará a éstos una mano amiga para que el tiempo se les haga más corto?. El año 2011 del calendario cristiano, gregoriano o de la era común; el año 4707-08 del calendario chino, el año 5771-72 del calendario hebreo, el año 1432-33 del calendario musulmán. Distintos años, el mismo pasar.

Déjalo pasar. No quieras retener el tiempo, ni quieras acelerarlo. No te aferres al pasado, ni te atormentes por nada de lo que pasó. Está en buenas manos. No lo olvides, no, pues el olvido conduce al destierro y el recuerdo acelera la liberación. No olvides el llanto de "Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, pues ya no viven", como escribieron el profeta Jeremías (31,15) y el evangelio de Mateo (2,18). No olvides el clamor que sube de Egipto y Siria, de Irak y Afganistán, el clamor de África, el clamor de los incontables que mueren de hambre. No olvides la causa que los mata, de la que formamos parte. No olvides la codicia insaciable de los ricos que nos ha traído a este tiempo de aprietos y angustias con todas las alarmas encendidas. Pero procura liberar la memoria del pasado, curarla de sus heridas, y cuidarla libre y sana para crear el futuro posible que nos merecemos.

No quieras forzar el futuro, que llegará a su tiempo. Y tampoco te aferres al presente, eterno en su fugacidad. Vívelo como mejor puedas. Vívelo en paz. Como la anciana profetisa Ana y el anciano profeta Simeón hicieron en otro tiempo, alza en tus brazos a Jesús con el nombre y la figura que tú quieras y exclama como ellos: "Mis ojos ven la luz. Ahora puedo morir, ahora puedo vivir, ahora es posible la liberación del mundo".





Buenos propósitos para el año nuevo

Leonardo Boff

Todo comienzo de año es ocasión para hacer buenos propósitos. Son desafíos que nos ponemos a nosotros mismos para que la vida no sea siempre repetitiva sino creativa y, tal vez, sorprendente. Dejo aquitano algunos propósitos para alimentar la fantasía creadora de cada uno.

1. Desarrolla la inteligencia cordial, emocional y sensible. Sobrevaloramos la inteligencia intelectual, siempre necesaria, pero insuficiente. Dejada a sí misma produjo la solución final de los judíos (Shoah) y la Casa de la Muerte en Petrópolis bajo el régimen militar. La inteligencia cordial enriquece a la intelectual con el afecto, el amor y el cuidado sin los cuales perdemos nuestra humanidad y no salvaremos la vida en el planeta Tierra.

2. Dios siempre viene mezclado en todas las cosas. Donde haya algún gesto de amor, de solidaridad y de reconciliación allí está infaliblemente Él. Sin esos valores Dios es solamente un nombre.

3. Por la mañana al despertar o antes de recogerte haz un pequeño homenaje a Dios, o a aquella Energía amorosa y poderosa que nos sostiene. No necesitas decir nada. Reserva esos pocos minutos para Él y solo para Él. Si lo necesitas, llora por las demasiadas desgracias que ocurren o alégrate por lo bueno que ha pasado.

4. Cada persona es un proyecto infinito. Nada nos sacia plenamente. Pasa por las cosas, disfrútalas sin dañarlas, pero no te detengas en ellas. Vete hacia delante y siempre adelante, pues somos caminantes de la vida y solamente un Infinito sacia nuestra sed y hambre infinitas.

5. Desea ser águila que vuela alto y libre, es decir, ten ideales y grandes sueños. Pero no olvides que debes ser también gallina, concreta y prudente, especialmente cuando se trata de administrar los bienes materiales o de manejar dinero. Aprende cuando debes ser águila y cuando gallina, y a combinar sabiamente ambas.

6. Haz una terapia en tu lenguaje. Se dicen tantas palabrotas en el hablar cotidiano y en las redes sociales. En el principio existía la Palabra. Ella tiene fuerza creadora y destructora. Depende de ti. Ella es “el puente por donde va y viene el amor” como cantan los cristianos de las comunidades de base.

7. Hoy puedes informarte sobre todo. Prácticamente todo se encuentra en internet y en Google. Pero cuida formarte para tener una humanidad más plena. Una sabia filósofa judía dijo: podemos informarnos durante toda la vida sin educarnos nunca.

8. Cuando vuelves a casa, toma tu baño, descansa un poco, no enciendas inmediatamente la televisión, consultes facebook o leas los emails. Retírate a un rincón, queda en silencio. Agradece a Dios por la vida, pues en los días actuales, con los peligros que corremos en cada esquina, todos somos supervivientes.

9. Resiste a la propaganda. Ella no piensa en ti, sino en tu bolsillo, para hacerte un consumidor y no un ciudadano o ciudadana consciente. Asume como proyecto de vida la sobriedad compartida. Podemos ser más con menos, por amor a aquellos que tienen poco o nada. Decide tú mismo qué comprar y cuando comprar con plena libertad y conciencia.

10. Incorpora la ética del cuidado esencial: cuida tu salud, tu familia, tu casa, tus amigos, cuida el ambiente entero con el mismo sentimiento de San Francisco de Asís que respetaba y amaba a todos los seres como hermanos y hermanas, especialmente a la hermana agua y la hermana y madre Tierra.

Percibirás pronto que todos los seres, también las montañas, tienen un corazón que late como el tuyo. En el fondo tú, tu casa y tu familia, las personas, los paisajes, las montañas, el cielo estrellado, la luna, el sol y Dios constituyen un único, grande y generoso Corazón pulsante.