Abenduko kanta: Belenen jaio jaku

jueves, 22 de marzo de 2018

Los niños de Zeanuri se preparan para escenificar el Domingo de Ramos

A lomos de un equino, emularán la entrada de Jesús en Jerusalén en la procesión de El Borriquito, escribe Oskar García en El Correo. También se preparán en Artea (la representación el domingo a las 11:30) y en Igorre (comienza en San Antonio, el sábado a las 19:00).

 

 

Como cada año, los niños serán los protagonistas del Domingo de Ramos en Zeanuri. Pero, más allá de la presencia que tienen en otros municipios, en los que llevan sus palmas a la iglesia para ser bendecidas, en la localidad arratiana tomarán las riendas de la procesión, algo habitual desde hace casi una década. No serán, de hecho, figuras de Jesucristo a lomos de un asno las que abran la comitiva; en El Borriquito de este municipio será un niño. Esta año el honor ha recaído en Beñat Sagarna Uribiondo, aunque, dado el éxito entre los más jóvenes que tiene la representación, se hace un sorteo en el que también participan niñas.

En la iniciativa, en la que cada año toman parte más de una treintena de jóvenes de la localidad, se aprecian las ganas de sacar adelante una tradición recuperada hace menos de una década. Fue en 2017 cuando se tornó más ambiciosa. Hasta entonces se representaba la llegada de Cristo a Jerusalén, pero entonces ampliaron la escenificación e interpretaron también el recibimiento con ramos, que en Zeanuri son de laurel y no palmas, y la aclamación al Mesías. 

Los pequeños actores están ultimando los ensayos para la puesta en escena, que además es la única de Bizkaia que recrea la entrada de Jesús a la Ciudad Santa íntegramente en euskera. «Los padres de familia ya han pintado los decorados, el burro para la representación ya está listo, los audiovisuales que acompañan la representación van a cargo de las jóvenes monitoras de Astigintza 4.0, y al órgano nos acompañará Karmele Angoitia», precisan desde la parroquia.

El evento tendrá lugar a partir de las 11.30 horas, y comenzará en la ermita de la Piedad para terminar en la iglesia de Andra Mari, a los pies del retablo. Al frente de la iniciativa está Bibiñe Pujana, monitora de los jóvenes de la parroquia y directora de esta representación, en la que se involucran desde los niños de la catequesis hasta sus padres, abuelos... Y es que lo cierto es que en Zeanuri siempre ha existido la costumbre de volcarse con las procesiones de la Semana Santa, algo que, sin embargo, se fue diluyendo con el paso del tiempo hasta que el actual párroco, José Mari Kortazar, recuperó esta exitosa y multitudinaria tradición.

No hay comentarios: