miércoles, 24 de enero de 2018

Dima: Fedearen arbolea: hitza eta bakea, lehen adar biak

Dimako neska-mutilak: Bidane, Peio eta Izar
Negu gorrian egon arren, fedearen arbolea gorantza doa. Hilabete honetan lehen adar bietan jarriko dogu arretea: hitza eta bakea! Erdu gugaz, goratu daigun fedearen arbolea!





Jesús le contestó:
–El que me ama hace caso a mi palabra; y mi Padre le amará, y mi Padre y yo vendremos a vivir con él. El que no me ama no hace caso a mis palabras. Las palabras que estáis escuchando no son mías, sino del Padre, que me ha enviado.
“Os he dicho todo esto mientras permanezco con vosotros; pero el Espíritu Santo, el defensor que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que os he dicho.
“Os dejo la paz. Mi paz os doy, pero no como la dan los que son del mundo. No os angustiéis ni tengáis miedo.
Jn 14, 23-28
 

Continuamos completando el árbol; hasta el momento hemos colocado las raíces y el tronco. Las raíces son el fundamento del ser cristiano: la oración, apuesta preferencial por lo pobres y la comunidad. El tronco simboliza las dos caras de Dios, Dios amor y Dios justicia.

Si vivimos en sintonía con Dios, si aceptamos su propuesta, viviremos felices, lo cual no significa que vivamos sin problemas. Al abandonar la infancia cada vez van siendo más nítidos los claroscuros, alegrías y dificultades se van alternando de forma que no podemos controlar. Dios nos proporciona dos elementos de ayuda, nos deja la Palabra y la Paz. 



La palabra de Dios está recogida en la Biblia y los evangelios. Se trata de leerlos y llevarlos a nuestra vida. La propuesta de Jesús tiene validez plena también en nuestros días, se trata de conocerla, de vivirla y celebrarla.

Y recordando la fiesta de la Presentación de Jesús en en el templo o fiesta de Kandelas, cantemos juntos el Kandelario lario

 
Publicar un comentario