sábado, 13 de enero de 2018

Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2018

El próximo día 14 de enero celebramos la JORNADA MUNDIAL DEL EMIGRANTE Y DEL REFUGIADO con el lema “Acoger, proteger, promover e insertas a los emigrantes y refugiados”. Celebrar esta Jornada desde la fe nos invita a descubrir la fuerza de la comunidad y nos empuja a la misión.

El lema de la Jornada es una invitación a recordar, como nos dice el Papa Francisco, la actitud evangélica de la acogida: “El emigrante que vive entre vosotros lo mirarás como a uno de vosotros y lo amaras como a ti mismo, pues también vosotros fuisteis forasteros en Egipto” Lv 19, 34. Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43). A cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia. Esta solicitud ha de concretarse en cada etapa de la experiencia migratoria: desde la salida y a lo largo del viaje, desde la llegada hasta el regreso. Es una gran responsabilidad que la Iglesia quiere compartir con todos los creyentes y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que están llamados a responder con generosidad, diligencia, sabiduría y amplitud de miras -cada uno según sus posibilidades- a los numerosos desafíos planteados por las migraciones contemporáneas”.


Etorkin eta errefuxiatuaren munduko eguna

Datorren urtarrilaren 14an ETORKIN ETA ERREFUXIATUAREN MUNDUKO EGUNA ospatuko dogu, “etorkin eta errefuxiatuak hartu, babestu, sustatu eta gizarteratu” goiburuagaz. Aitatutako jardunaldi hau fedetik ospatzeak alkartearen indarraz jabetzera garoaz eta misinora bultzatzen gaitu.

Eguneko goiburua, Frantzisko Aita Santuak dinoskun lez, harreraren jarrera ebanjelikoa gogoratzeko deia da: “Bertako bat bezala, zuetako bat balitz lez, hartuko dozue etorkina eta zeuen burua lez maitatuko, etorkin izan zinien-eta zeuek be Egipton” (Lb 19, 34). Gure atea joten dauan kanpotar bakotxa historiako edozein sasoitan atzerritar onartu edo baztertuagaz bat egiten dauan Jesukristogaz bat egiteko aukera da. Jaunak Eleizaren ama-maitasunaren ardurapean izten dau etorkizun hobearen bila bere herria derrigorrez itzi behar dauan gizon-emakume bakotxa. Ardura hau esperientzia migratzailearen aldi guztietan zehaztuko da: urteera, bidaia, iritsiera eta itzulera. Eleizak sinistedun guztiakaz eta borondate oneko gizon eta emakumeakaz konpartitu gura dauan erantzukizun handia da, gaur egungo migrazinoek aurrez aurre jarten deuskuezan askotariko erronkei eskuzabaltasunez, prestasunez, jakituriaz eta irekitasunez –bakotxak bere ahalmenen arabera- erantzutea dagokigu-eta”.

 

Publicar un comentario