Arratiako KT Gabon Jaia Artean Clic en la imagen para + info

lunes, 3 de mayo de 2021

Jesusen erara Al estilo de Jesús: Jose Antonio Pagola


Jesus adio esaten ari zaie ikasleei. Bero-bero maite ditu. Aitak bera maite duen maitasun beraz maite ditu. Orain adio esan beharrean da. Ezaguna du beraien egoismoa. Ez dira elkar maitatzeko gai. Beren artean sesioan nabari ditu lehen postuak zeinek izango. Zer izango da beraiez?

Jesusen hitzei hotsandiko tonuera darie. Guztien baitan ondo ezarririk gelditu behar dute: «Hau da nire agindua: maita dezazuela elkar nik maite zaituztedan bezala». Jesusek ez du nahi bere maitasun-era bere jarraitzaileen artean narrasturik gerta dadin. Egunen batean horretaz ahazten badira, inork ez die antzemango beraren ikasle direnik.

Oroitzapen ezabaezina gelditu zaie Jesusez. Honela laburtzen zuten beraren bizitza lehen kristau-belaunaldiek: «Alde guztietan on eginez igaro zen». Ongarri izaten zen berarekin topo egitea. Jendearen ona bilatzen zuen beti. Bizitzen lagundu ohi zuen. Berri On izan zen beraren bizitza. Jainkoaren hurbiltasun ona aurkitu ahal zen beragan.

Maitatzeko era nahastezina du Jesusek. Oso sentibera da jendearen sufrimenduarekiko. Ezin egin dio ezikusiarena sufritzen ari denari. Behin batean, Nain herrixkara sartzean, hileta-segizio batekin egin zuen topo: emakume alargun bat seme bakarrari lur ematera zihoan. Barnetik irten zaio Jesusi maitasuna ezezagun harekiko: «Emakume, ez negar egin». Jesusek bezala maite duena sufrimendua arinduz eta malkoak lehortuz bizi ohi da.

Ebanjelioek askotan dakarte nola atzematen zuen Jesusek bere begiez jendearen sufrimendua. Begiratu eta hunkitu egiten zen: sufritzen eta lur jota ikusi ohi zituen, artzainik gabe ardiak bezala. Berehala jotzen zuen gaixoenak sendatzera eta bere hitzez elikatzera. Jesusek bezala maite duenak jendeari aurpegira gupidaz begiratzen ikasten du.

Miresgarria da Jesusek on egiteko duen prestasuna. Ez da gelditzen bere zilborrari begira. Adi-adi dago edozein deiri, beti prest ahal duena egiteko. Bidez doala errukia eskatu dion eskeko itsu bati hitz hauekin egin dio harrera: «Zer nahi duzu egin diezazudan?». Jarrera hau bizi ohi du Jesusek bezala maite duenak.

Jesusek ondotxo daki premiadun handienen ondoan egoten. Ez du izaten eska diezaioten beharrik. Ahal duena egiten du haien mina sendatzeko, haien kontzientzia liberatzeko edo Jainkoarekiko konfiantza kutsatzeko. Baina ezin konpondu ditu jende haren problema guztiak.

Orduan ontasun-keinuak egitera jotzen du: kaleko haurrak besoetan hartu, ez du nahi inor umezurtz senti dadin; gaixoak bedeinkatu, ez du nahi Jainkoak ahazturik senti daitezen; lepradunen larruazala ferekatu, ez du nahi bazter utzirik senti daitezen. Horrelakoak izaten dira Jesusek bezala maite duenaren keinuak.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Pazkoaldiko 6. igandea – A (Joan 15,9-17)

AL ESTILO DE JESÚS

Jesús se está despidiendo de sus discípulos. Los ha querido apasionadamente. Los ha amado con el mismo amor con que lo ha amado el Padre. Ahora los tiene que dejar. Conoce su egoísmo. No saben quererse. Los ve discutiendo entre sí por obtener los primeros puestos. ¿Qué será de ellos?

Las palabras de Jesús adquieren un tono solemne. Han de quedar bien grabadas en todos: «Este es mi mandato: que os améis unos a otros como yo os he amado». Jesús no quiere que su estilo de amar se pierda entre los suyos. Si un día lo olvidan, nadie los podrá reconocer como discípulos suyos.

De Jesús quedó un recuerdo imborrable. Las primeras generaciones resumían así su vida: «Pasó por todas partes haciendo el bien». Era bueno encontrarse con él. Buscaba siempre el bien de las personas. Ayudaba a vivir. Su vida fue una Buena Noticia. Se podía descubrir en él la cercanía buena de Dios.

Jesús tiene un estilo de amar inconfundible. Es muy sensible al sufrimiento de la gente. No puede pasar de largo ante quien está sufriendo. Al entrar un día en la pequeña aldea de Naín se encuentra con un entierro: una viuda se dirige a dar tierra a su hijo único. A Jesús le sale de dentro su amor hacia aquella desconocida: «Mujer, no llores». Quien ama como Jesús vive aliviando el sufrimiento y secando lágrimas.

Los evangelios recuerdan en diversas ocasiones cómo Jesús captaba con su mirada el sufrimiento de la gente. Los miraba y se conmovía: los veía sufriendo o abatidos, como ovejas sin pastor. Rápidamente se ponía a curar a los más enfermos o a alimentarlos con sus palabras. Quien ama como Jesús aprende a mirar los rostros de las personas con compasión.

Es admirable la disponibilidad de Jesús para hacer el bien. No piensa en sí mismo. Está atento a cualquier llamada, dispuesto siempre a hacer lo que pueda. A un mendigo ciego que le pide compasión mientras va de camino lo acoge con estas palabras: «¿Qué quieres que haga por ti?». Con esta actitud anda por la vida quien ama como Jesús.

Jesús sabe estar junto a los más desvalidos. No hace falta que se lo pidan. Hace lo que puede por curar sus dolencias, liberar sus conciencias o contagiar su confianza en Dios. Pero no puede resolver todos los problemas de aquellas gentes.

Entonces se dedica a hacer gestos de bondad: abraza a los niños de la calle: no quiere que nadie se sienta huérfano; bendice a los enfermos: no quiere que se sientan olvidados por Dios; acaricia la piel de los leprosos: no quiere que se vean excluidos. Así son los gestos de quien ama como Jesús.

José Antonio Pagola

 

6 Pascua – A (Juan 15,9-17)

 

No hay comentarios: