Abenduko kanta: Belenen jaio jaku

lunes, 31 de mayo de 2021

Jesusen oroitzapena egin Hacer memoria de Jesús: Jose Antonio Pagola


Jesusek giro berezia sortu du agur-afarikoan, bere jarraitzaileekin partekatuan, bera erail bezperan. Badaki azkena duela. Jadanik ez da eseriko gehiago mahaian beraiekin, Aitaren ondoko azken jaia arte. Beraien oroitzapenean ondo grabaturik utzi nahi izan du zer izan duen beti bere bizitza: Aitarekiko grina eta irrika, eta guztien aldeko buru-eskaintza erabatekoa.

Arrats horretan hartarainoko bizitasunez bizi izan du guztia non, ogia eta ardoa banatzean, hitz gogoangarri hauek esan baitizkie: «Horrelakoa nauzue ni. Neure bizitza osoa eman nahi dizuet. Begira: ogia nire gorputza da zuengatik puskatua; ardo hau nire odola da guztiengatik isuria. Ez zaitezte ahaztu nitaz sekula. Egizue hau nire oroigarri. Har nazazue gogoan horrela: zuei erabat emana. Zuen bizitza elikatuko du honek».

Jesusentzat egiaren ordua da. Afari horretan berretsi egin du bere erabakia, azkeneraino joango da Jainkoaren egitasmoarekiko leialtasunean. Beti jarraituko du ahulen alboan, beste erlijio bat eta beste Jainko bat, jendearen sufrimenduaz ahaztua, nahi dutenei aurka eginez hilko da. Bere buruaz arduratu gabe emango du bizia. Aitagan du konfiantza, Dena utziko du beraren esku.

Eukaristia ospatzea Jesus honen oroitzapena egitea da, geure baitan grabatuz nola bizi izan zen bera azkeneraino. Berretsi dezagun geure aukera, beraren urratsei jarraituz bizitzekoa. Har dezagun geure bizitza nork bere esku, azken ondorioetaraino bizitzen ahalegintzeko.

Eukaristia ospatzea, berak bezala esatea da, batez ere: «Neure bizitza hau ez dut gorde nahi neuretzat bakarrik. Ez dut neuretu nahi neure probetxu hutserako. Berak bizi izan zuen zerbait berreginez igaro nahi dut bizitza honetan. Neure egoismoan hesitu gabe; neure ingurunetik eta txikitasunetik mundu hau gizatiarrago bihurtzen parte hartuz».

Oso erraza da, eukaristia egiaz den hura ez bezalako zerbait bihurtzea. Adibidez, aski da mezatara joatea, obligazio bat betetzera, Jesusek azken afarikoan egin zuenaz ahazturik, Aski da jaunartzea, gogoan geure barne ongizatea bakarrik dugula. Aski da elizatik irtetea, sekula ere erabaki gabe buru-eskaintza handiagoz bizitzea.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Kristoren Gorputz Odol Santuak – B (Markos 14,12-16.22-26)

HACER MEMORIA DE JESÚS

Jesús crea un clima especial en la cena de despedida que comparte con los suyos la víspera de su ejecución. Sabe que es la última. Ya no volverá a sentarse a la mesa con ellos hasta la fiesta final junto al Padre. Quiere dejar bien grabado en su recuerdo lo que ha sido siempre su vida: pasión por Dios y entrega total a todos.

Esa noche lo vive todo con tal intensidad que, al repartirles el pan y distribuirles el vino, les viene a decir estas palabras memorables: «Así soy yo. Os doy mi vida entera. Mirad: este pan es mi cuerpo roto por vosotros; este vino es mi sangre derramada por todos. No me olvidéis nunca. Haced esto en memoria mía. Recordadme así: totalmente entregado a vosotros. Esto alimentará vuestras vidas».

Para Jesús es el momento de la verdad. En esa cena se reafirma en su decisión de ir hasta el final en su fidelidad al proyecto de Dios. Seguirá siempre del lado de los débiles, morirá enfrentándose a quienes desean otra religión y otro Dios olvidado del sufrimiento de la gente. Dará su vida sin pensar en sí mismo. Confía en el Padre. Lo dejará todo en sus manos.

Celebrar la eucaristía es hacer memoria de este Jesús, grabando dentro de nosotros cómo vivió él hasta el final. Reafirmarnos en nuestra opción por vivir siguiendo sus pasos. Tomar en nuestras manos nuestra vida para intentar vivirla hasta las últimas consecuencias.

Celebrar la eucaristía es, sobre todo, decir como él: «Esta vida mía no la quiero guardar exclusivamente para mí. No la quiero acaparar solo para mi propio interés. Quiero pasar por esta tierra reproduciendo en mí algo de lo que él vivió. Sin encerrarme en mi egoísmo; contribuyendo desde mi entorno y mi pequeñez a hacer un mundo más humano».

Es fácil hacer de la eucaristía otra cosa muy distinta de lo que es. Basta con ir a misa a cumplir una obligación, olvidando lo que Jesús vivió en la última cena. Basta con comulgar pensando solo en nuestro bienestar interior. Basta con salir de la iglesia sin decidirnos nunca a vivir de manera más entregada.

José Antonio Pagola

 

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo – B (Marcos 14,12-16.22-26)

 

No hay comentarios: