Poztu eta alaitu!

sábado, 23 de septiembre de 2017

Kataluniako ehunka apaiz erreferendumaren alde

400 apaizek, elizbarrutietakoek eta erlijiosoek, eta diakonok zuzena eta beharrezkoa irizten diote Generalitateak deitu duen erreferendumari. Orain gutxi 300 sinatzaile zeuden, orain beste 100ek bat egin du eta atxikipenetara irekita dago adierazpena. Honela dio:


 “Hemen azpian sinatzen dugunok, Kataluniako elkarte katolikoen zerbitzura gauden apaiz eta diakonoek, Ebanjelioaren eta gizatasunaren balioek eraginda eta zerbitzatu nahi dugun herriarekiko benetako maitasunez, Kataluniaren izaera nazionala behin eta berriz aitortu duten gure gotzainekin bat eginez, pentsatzen dutelarik «herri katalanaren bidezko helburuak entzutea komeni dela»

ADIERAZTEN DUGU

Generalitatearen Gobernua urriaren 1erako autodeterminazio eskubidearen erreferenduma deitzera eraman duten gorabehera guztiak kontuak kontuan hartuz eta erreferendum hori ados jarrita egiteko baldintzak hitzartzea ezinezkoa izan dela ikusirik, zilegia eta beharrezkoa jotzen dugu erreferendum hau egitea, eta

DEI EGITEN DUGU

Kataluniako katoliko eta herritar guztiei hausnartu dezaten oraingo gertaeren garrantziaz eta kontzientziaz botatu dezatela edozein pertsonak bere aukerak askatasunez adierazteko duen oinarrizko eskubidea erabiliz.

Ikusirik zaila dela alde guztien arteko elkarrizketa zentzudun eta eraikitzailea izatea, behar morala sentitu dugu gure ahotsa entzunarazteko Kataluniaren eta Espainiaren etorkizun hurbil-hurbilerako une erabakigarri honetan”.  

 Declaración sobre el referéndum de autodeterminación convocado por el Gobierno de Cataluña el próximo 1 de octubre

Los abajo firmantes, sacerdotes y diáconos al servicio de las comunidades católicas de Cataluña, movidos por los valores evangélicos y humanísticos que representamos y empujados por el amor sincero al pueblo que queremos servir, en sintonía con nuestros obispos, que reiteradamente han afirmado el carácter nacional de Cataluña y consideran que «conviene que sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán» (Comunicado CET 11-V-2017),

MANIFESTAMOS

que, valorando todas las circunstancias que han llevado a la convocatoria por parte del Gobierno de la Generalidad de un referéndum de autodeterminación el próximo 1 de octubre y ante la imposibilidad de pactar las condiciones para llevarlo a cabo de forma acordada, consideramos legítima y necesaria la realización de este referéndum, y

INVITAMOS

a los católicos y todos los ciudadanos de Cataluña a reflexionar sobre la importancia de los actuales acontecimientos y a votar en conciencia en ejercicio del derecho fundamental que tiene cualquier persona a expresar libremente sus posiciones.

Vista la dificultad existente de un diálogo sereno y constructivo entre todas las partes, nos hemos sentido moralmente obligados a hacer oír nuestra voz en esta hora decisiva para el futuro inmediato de Cataluña y España.

21 de septiembre de 2017

Iturria: https://eutsiberrituz.wordpress.com/

Una apuesta por el diálogo / Una aposta pel diàlec 

Ante la escalada de tensión en Catalunya, una apuesta por el diálogo y por la garantía de los derechos fundamentales.

Cristianisme i Justícia (CJ) es un centro de estudios en Barcelona con presencia a través de sus publicaciones y actividades en 124 países de todo el mundo. CJ lo conforma un equipo de personas comprometidas con la erradicación de las injusticias desde la reflexión y el pensamiento crítico. Un equipo plural con personas de Barcelona, Madrid, Valencia, Bilbao, etc.

La actualidad del conflicto político entre Catalunya y España y la escalada de tensión y actuaciones de los últimos días no nos permiten quedarnos en silencio. En Catalunya hemos vivido siete años de movilizaciones masivas y pacíficas por el derecho a decidir primero y por la independencia de Catalunya después. El detonante principal de este conflicto fue en 2010 la sentencia del Tribunal Constitucional de recorte de un Estatut de Catalunya aprobado sucesivamente por mayoría del Parlamento Catalán en 2006, posteriormente por mayoría del Parlamento Español y finalmente por referéndum en Catalunya. Un conjunto de políticas recentralizadoras y la desidia de un Gobierno Español completamente sordo a las demandas tanto de los diferentes gobiernos de Catalunya como de la ciudadanía han llevado a un aumento de los partidarios del “derecho a decidir” llegando a un 70-80% del apoyo ciudadano. La falta de iniciativa política y la incapacidad de diálogo ante una realidad política como la descrita nos ha llevado donde estamos. Todos deberíamos hacer autocrítica sobre nuestro grado de responsabilidad en la actual situación.

Somos conscientes de que digamos lo que digamos no será del agrado de todos, pues las posiciones en nuestro equipo son también dispares, pero hay unanimidad en los siguientes aspectos:

1. Como cristianos creemos que la fraternidad es el valor más universal y primario de la existencia humana. Una unidad impuesta contra la fraternidad es una unidad no cristiana. Y una libertad que se afirme negando la fraternidad, tampoco es una libertad verdaderamente humana. De aquí se sigue, como evidente, la necesidad de diálogo cuando surgen las diferencias y de respeto democrático de la voluntad de las minorías.

2. El ejercicio del poder sin política es autoritarismo. Se ha querido trasladar a los tribunales un trabajo que no les corresponde. Apostamos por la resolución política y negociada, y no judicial ni policial, del conflicto entre los gobiernos catalán y español. La doctrina social de la Iglesia afirma que “la comunidad política está esencialmente al servicio de la sociedad civil y, en último análisis, de las personas y de los grupos que la componen” (catecismo Iglesia Cat. n.1910). Por tanto, el poder debe escuchar constantemente el querer y sentir de la sociedad civil, para “fomentar el bien común del país, no sólo según las orientaciones de la mayoría, sino en la perspectiva del bien efectivo de todos los miembros de la comunidad civil, incluidas las minorías”. (Compendio Doctrina Social de la Iglesia, n.169)


3. Denunciamos desde este momento toda vulneración de derechos fundamentales. Lo que estamos viviendo es una escalada de tensión no digna de una democracia. Las autoridades deben demostrar que las medidas aplicadas son compatibles con los principios democráticos. El derecho a la libertad de expresión, el secreto de comunicaciones, el derecho de reunión, etc. deben ser garantizados y ningún derecho civil puede ser vulnerado. Apoyaremos cualquier respuesta pacífica y no violenta cuando se vulneren derechos básicos de la ciudadanía.

4. Rechazamos profundamente toda violencia que pudiera producirse y toda represión que busque precisamente una respuesta violenta para justificarse. La solución debe pasar siempre por la negociación pacífica.

Y, por último, siendo una de nuestras misiones tejer puentes de encuentro, confesamos que un cristiano no debe nunca cerrar las puertas al diálogo (donde todo lo que no vulnere los derechos fundamentales puede ser tratado), ni siquiera cuando las posiciones se radicalizan en los extremos y parece imposible llegar a una solución negociada.

21 de septiembre de 2017

Centre d’Estudis Cristianisme i Justícia

 


Publicar un comentario