sábado, 28 de noviembre de 2015

Emigrantes y refugiados

Etorkinak Maspolamasen
01. RESPETO Y ACOGIDA AL EXTRANJERO

Yo no sé si entre los miles de refugiados que “deambulan” por Europa o naufragan en el Mediterráneo, se podrá “colar” o no algún yihadista. Pero solamente el hecho de pensar que pueda ser así y decirlo, indica que hay mentes de escasa sensibilidad, de muy bajo nivel humanista y no mucho tono cristiano.

¿Se nos ha olvidado ya la parábola del buen samaritano? ¿A quién, que sea algo cristiano, se le ocurre pensar que esos miles de refugiados son el “caballo de Troya” y coladero de terroristas? ¿O no tenemos corazón cuando vemos esos niños helados de frío, por caminos de barro, sin techo ni comida, cuando no muertos en alguna playa y vemos igualmente a sus madres y padres, a los ancianos llenos de sufrimiento?

En la Biblia se repite con mucha frecuencia textos semejantes a este:

                      Ex 22,21 : “Al extranjero no maltratarás ni oprimirás, porque extranjeros fuisteis                                                    vosotros en la tierra de Egipto.”

02. ¿PUREZAS ÉTNICAS?

Otra pregunta que se lanza un tanto racista y patrioteramente es que con la llegada y convivencia de los refugiados se va a perder la “identidad europea”, ¿Qué va a ser de Europa? Se preguntan algunos rasgándose las vestiduras.

Pues va a ser “lo mismo” que fue cuando la invasión de los bárbaros, que ni fue invasión ni eran bárbaros, o cuando llegó Atila, o lo mismo que cuando España llegó a América, o cuando los miles de negros fueron deportados de África a lo que hoy denominamos América (norte y sur) o Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, etc.

Es evidente que no se justifican de ningún modo las barbaridades históricas que se cometieron, pero se fueron produciendo amalgamas, mestizajes. La mezcla, no es mala ni mucho menos, como no son malas la diversidad, las diferencias, el pluralismo, No creo ni en la raza, ni en la etnia como criterio humanizador y de realización de las personas y las sociedades. Ya Jesús dijo que Dios puede sacar judíos de debajo de las piedras, (es decir: españoles, vascos, iraquíes, alemanes o rusos).

Mucho menos creo en la pureza étnica como elemento igualmente humanista. Los árabes estuvieron 700 / 800 años en España (que son muchos años); nunca faltaron judíos. Hemos de pensar que, además de los autóctonos, nosotros llevamos en nuestro ADN un “puñado” de cromosomas musulmanes, otro buen porcentaje de elementos judíos.

Cuando algunos en la Iglesia hablan de “trigo limpio – sucio”, o de “coladero de yihadistas”, o de pérdida de identidad europea, es porque hemos caído muy bajo, nos hemos alejado del Evangelio de Jesús, es decir hemos echado por la borda -“de las pateras”- la misericordia, la compasión, el sentir lástima, la caridad Y sin misericordia y bondad, ¿qué nos queda de cristianos?

03. ¿QUIÉNES SON ESOS QUE VIENEN?

Pues ¿quiénes van a ser?: los pobres y los débiles. ¿Quiénes son y de dónde viene esa muchedumbre inmensa que nadie puede contar? … Son los que han pasado por la gran tribulación. (Ap 7,9.13.15). Esos miles de personas que huyen deambulando por Europa son esa muchedumbre inmensa que han pasado por la gran tribulación de los bombardeos, de los asesinatos y amenazas.

Hace no mucho decía el papa Francisco: “Hay que acoger, acoger a las personas, y acoger tal como vienen. Soy hijo de emigrantes y pertenezco a una oleada de migración del año 1929”.

¿Y si la barca de Pedro, la Iglesia, se convirtiera en una gran patera en vez de ver caballos de Troya?

Tomás Muro Ugalde, Facultad de Teología de Vitoria
Publicar un comentario