Gabon haurtxo bat jaio da

martes, 4 de enero de 2011

ETAk hitz egin zain egon? ¿Esperar a que hable ETA?





1. Aspaldian, ETAk indarkeria armatua betirako noiz utziko duen publikoki al-darrikatuko duen zain gaude. Bereziki, Ezker Abertzalea izan zen hori eskatu ziona indarkeria mota guztiak arma politiko gisa erabiltzeari uko egiteko eraba-kiaren ondoren. ETAk berak, duela hiru hilabete erantzun zuen, aspaldian ez zuela pertsonen aurkako erasorik egin eta bide horretan aurrera egiteko prest zegoela esanez. Harrez gero asko hitz egin eta idatzi da gai honetaz.

1. Hace ya mucho tiempo que espera-mos una pública toma de posición de ETA, en relación con su definitiva re-nuncia al uso de la violencia armada. Fue especialmente la I. A. quien se lo pedía tras su opción de renunciar a toda forma de violencia como arma política. La mis-ma ETA respondió, hace más de tres meses, que hacía ya mucho tiempo que no realizaba ningún atentado contra las personas y que estaba dispuesta a ir más adelante. Posteriormente, se ha hablado y escrito mucho sobre el tema.



Gainera, “bitartekari” adituen esku hartzeak ere izan dira, eta baita na-zioarteko erakundeen babesa ere, hara nola EBrena. Iturri desberdinen arabera esan da, Eguberri garaian ETAk Aldarrikapenen bat egingo zuela behin betirako baketze bidearen nahia azalduz.. Egia da espektatiba honen aurrean oso postura desberdinak agertu direla. Nolanahi ere, delako Aldarrikapena, orain arte behi-nik behin ez da plazaratu.

2. Askotxo gara pentsatzen dugunak isiltasun luze hau kaltegarria dela baketze bidean. Kaltegarria bere baitan, eta ez bakarrik beste ondorio batzuengatik, eta hauek ere ez dira ahaztu behar, esate baterako hauteskunde publikoetan libreki parte hartzeko eskubidea. “Guztien onerako” kaltegarria baita ezin aurkeztu ahal izatea, berez hauteskundeak horren zerbitzurako direla jakinik.

Ez da positiboa sozialki, elkarbizitzarako beharrezkoak diren ondasunen lorpenean, bakea hain zuzen ere, sortutako espektatiben inguruan “frustrazio” sentsazioa ematea. Frustrazio horri interes faltak jarraituko dio baina horrek ez du esan nahiko arazo errealak desagertuak direnik. Ezkutatuak, ezikusiak nahiz ahaztuak, ustekabean azal daitezke ondoez pozoitsu gisa. Kezkagarria da, orain-dik gainditua ez den indarkeriaren arazoa, herri galdeketetan laugarrena izatera pasatzea, ETAk “militarki porrot egin duela” edo “babes soziala galdu duela” baieztatzen delako.

Ez da oharkabean pasa behar askok ETA eta “Euskal arazoa” deitutakoa-ren artean egiten duten identifikazioa. Ikuspegi honetatik ETA desagertzeak, honek sortutako arazoa desagertzea esan nahiko luke. Horregatik, bi arazo poli-tikoen arteko desberdintasuna derrigorrezkoa da ezin dadin oinarri sendoekin esan arazo hori existitzen zela ETAri interesatzen zitzaiolako. Beraz, honen de-sagertzea nola gauzatuko den oso garrantzitsua da, Estatuaren errepresio botere legitimoaren bidez lortutako “garaipenagatik” desagerraraztea baino areago.

ETA garaitzea, Euskal gizartearen garaipena izan behar da eta hala ikusi behar da, hau izan baita hogeita hamar urte baino gehiagotan indarkeriaren on-dorioak jasan dituena. Bere ordezkari politiko legitimo guztien bidez hitz egin behar duen Euskal Herria.


3. ETAk bere behin betiko desagertzeari buruz izango duen posturaren aurrean,
Euskal Herria, bere osotasunean, ezin da hark esan edo egin dezakeenaren “zain” egon, ezta Estatuak desagerpen horretan izan ditzakeen arrakasta txiki edo handien “zain” ere. Etorkizunari begira asko dago jokoan eta horrek ins-tantzia publikoek ahalbidetu behar dituzten jarrera aktiboa eta eraginkorra izatea eskatzen du. Baina zerbait egin al daiteke herri honetako subjektu soil izanda? Guk baietz uste dugu. Hauek egin ditzakegu:

- iritzi publikoan bizirik iraunaraztea Euskal Herri osoarentzat ETA exis-titzea den arazoa, bere gaitasun potentzial baina ekintzarako erreala denarekin, eta indarkeria “erreserba” bere interes politikoen zerbitzura ebentualki erabil-garri duelarik.

- arrazoi etiko-politikoengatik, ETAren aurkako borroka, helburu politiko alderdikoien alde erabiltzea, indarkeriaren aurkako borroka eta garaipena, inte-res orokorretik at dauden alderdien interesen zerbitzuko tresna gisa erabiltzea salatzea. Baketzetik lortutako ongizateak politikoki jarduteko askatasun giroa sortzeko baliagarria izan behar du, botere publikoaren erabilera interes alderdi-koien zerbitzura egotetik ekidinez.

- argi eta garbi azaldu eta etikoki onartezina den ondorengoa arbuia-tzea,alegia, ezin dela ETArekin edo bere izenean dihardutenekin hitz egin edo harremanik izan, horrek bere “legitimitatea” onartzea adierazi nahiko lukeela eta ondorioz indar ematea esan nahiko lukeela aitzakiatzat hartuta. Askotan erabili eta leporatu den arrazoia izan da.

- izaera penaleko legeen aplikazioek legitimatu gabeko edozein eskakizun desautorizatzea, oinarrizko eskubide politikoak mugatu edo kentzea dakarrena ETA edo bere inguruarekin izandako ustezko harremanengatik.

- bai Estatuari eta bai Alberdi politikoei bakea lortzeko baldintza absolutu eta ukaezinekoak ez exijitzeko behar adinako malgutasuna eskatzea, edozein modutan ere, gutxi edo gehiago diskutigarriak diren interesak, bakea eraikitzeko borondatearen pean jarriko direnak.

* * *

Denoi interesatzen zaigu indarkeria amaitzea. Baina horretarako, ez da na-hikoa bakea egin dezaten “itxarotea”. Beharrezkoa da denok eragile izatea bake-gintzan.


Ha habido, además, intervenciones de “mediadores” especializados, e inclu-so el apoyo de instancias internaciona-les como la UE. Desde diferentes fuen-tes más o menos autorizadas se ha veni-do afirmando que, en torno a Navidad, ETA haría alguna Declaración que mani-festara su voluntad de abrir definitiva-mente el camino a la pacificación. Es cierto que han sido muy diferentes las

posiciones adoptadas ante tales expec-tativas. En todo caso, tal Declaración, al menos hasta ahora, no ha existido.

2. Somos muchos los que creemos que este silencio prolongado es un mal en el camino de la paz. Un mal en sí mis-mo y no solamente en razón de otras consecuencias colaterales, que tampo-co se deben ignorar. Como puede ser el ejercicio del derecho a la libre parti-cipación en elecciones públicas. Algo que es perjudicial para el “bien co-mún” al que tales elecciones han de servir.

No es positivo socialmente el sentido de “frustración” que se puede dar a partir de expectativas creadas en torno al logro de bienes necesarios pa-ra la convivencia, como es la paz. A esa frustración seguirá el desinterés que, en modo alguno, significará que los problemas reales dejarán de existir. Ocultados, ignorados u olvidados, po-drán volver a manifestarse inesperada-mente con una enfermiza virulencia. Es preocupante el hecho de que el tema de la violencia todavía no resuelta, pase a un cuarto lugar en la apreciación popa-lar, por el mero hecho de que se afirme que ETA sabe que “ha fracasado militar-mente” o que “ha perdido el apoyo so-cial”.
No puede tampoco pasar inadver-tido el hecho de la identificación que no pocos realizan entre ETA y el llamado “problema vasco”. Desde ese punto de vista, la desaparición de ETA supondría la desaparición de un problema ficticia-mente creado. Por ello, la diferenciación de ambos problemas políticos es absolu-tamente necesaria a fin de que no se pueda fundadamente afirmar que tal problema existía solamente porque inte-resaba a ETA. De ahí la importancia del modo en el que haya de realizarse su de-saparición, más allá de su eliminación por la “victoria” lograda mediante el ejercicio legítimo del poder represivo del Estado.
La victoria sobre ETA debe ser y debe ser vista como una victoria de la sociedad vasca, que durante más de treinta años ha sido el sujeto que ha pa-decido las consecuencias de la violencia. Un pueblo vasco que pueda hablar a tra-vés de todos sus legítimos representan-tes políticos.

3. Ante la perspectiva de una toma de posición de ETA sobre su definitiva de-saparición, el Pueblo Vasco, en su totali-dad, no puede permanecer en una pasiva “espera” de lo que ella pueda decir y ha-cer, o de los éxitos mayores o menores que el Estado pueda lograr en la mis-ma línea de la “esperada” desaparición. Es mucho lo que está en juego cara al futuro y ello exige adoptar una postura activa que las diversas instancias públi-cas han de posibilitar. Pero, ¿es posible hacer algo desde la condición de me-ros sujetos integrantes de la totalidad de este pueblo? Nosotros creemos que sí. Podemos:

- mantener viva en la opinión pública la conciencia de la realidad del problema que es para la totalidad del Pueblo Vasco, la existencia de una ETA con capacidad potencial pero real de actuar, como “reserva” de vio-lencia eventualmente utilizable al servi-cio de sus intereses políticos;

- denunciar por razones de es-tricto carácter ético-político, la utiliza-ción de la lucha contra ETA, al servi-cio de objetivos políticos partidistas, distintos del interés general de su eli-minación, haciendo así de la lucha y la victoria sobre la violencia un instru-mento al servicio de intereses de par-tido. El bien logrado a partir de la pa-cificación ha de servir a la creación de un clima de libertad para actuar políti-camente, evitándose el uso del poder público al servicio de meros intereses de partido;

- poner de manifiesto y rechazar el equívoco éticamente inaceptable, de que no se puede dialogar o tener con-versaciones con ETA ni con quienes hablen en su nombre, bajo el pretexto de que ello supondría un implícito reco-nocimiento de su “legitimidad” y, en consecuencia, una manera de darle alien-to;

- desautorizar cualquier exigencia, no legitimada por la aplicación de leyes de carácter penal, que implique la supre-sión o limitación de derechos políticos fundamentales, por meras presunciones o sospechas individuales o personales re-lativas a supuestas relaciones con ETA o con su entorno. Politizándose así el ejercicio del poder judicial, poniéndolo al servicio de intereses de partido. Y fi-nalmente:

- pedir tanto al Estado como a los grupos políticos, la flexibilidad necesaria para no exigir como condiciones abso-lutas e irrenunciables para el logro de la paz, intereses de parte más o menos dis-cutibles que, en todo caso, se subor-dinarán a la común voluntad de hacer la paz.

* * *

A todos nos interesa acabar con la violencia. Pero, para ello, no es suficien-te “esperar” a que se haga la paz. Es ne-cesario que todos seamos sujetos activos de su realización.


Elizbarrutiko Idazkaritza Soziala – Justizia eta Bakea. Donostia

No hay comentarios: