Gabon kantak 2/4

viernes, 23 de diciembre de 2016

Zorionak! !Feliz Navidad!



Gizarte teknologikoan gagoz: tekno asko eta logika gutxi. Holan dino nire lagun batek. Aurrerapen itzelak asmatu doguz: alkohol bako garagardoa eta kafeina bako kafea; paper bako argazkiak eta hari bako telefonoak… eta Jesus bako Gabonak!



Hau gustuko ez dogunok, badoguz ezaugarri bi: jaiotza eta arbola.




Erromako San Pedro plazan aurten jarri daben jaiotzak Maltako itsas ontzi baten irudia dauka, aita santuaren berbetan, Europara heldu ezinik dabiltzan etorkinen paterak gogoratuz eta euren egoera  tristea eta tragikoa salatuz. Senide horreen esperientzia mingarrian Jesus Umea ikusten dogu barriro. Umea bere jaiotza unean ez eban tokirik aurkitu herrian eta estalpean jaio zan. Gero Ejiptora egin eban iges Herodesen mehatxutik iges egiteko, Herodesengandik libratzeko.



Jaiotza ikusten dogun bakoitzean bere esangura sinbolikoa berreskuratu beharko genduke: senidetasun, alkarbanatze, harrera eta alkartasunezko mezua. Gure etxe, parrokia eta leku publikoetan ikusten diren jaiotzak be, ederragoak edo apalagoak izan, gonbite bat dira. Gonbite bat lekua egiteko gure bizitzan, gure gizartean Jainkoari. Bera gordeta dago lagun askoren aurpegietan,  nahigabe, ondoeza, pobrezia edo larrialdi egoeratan bizi diren senideengan.



Gabon arbolak, jaiotzaren ondoan jartzen doguna, mendia eta natura dakarsku gogora. Edertasun hori dei bat dogu Kreatzailea kontenplatzeko, eta bere eskuz egina dan natura jagoteko, zaintzeko. Danok dogu deia harridura kontenplatiboaz izadiarengana hurreratzeko.



Jaiotza eta arbolak, beraz, esperantzazko eta maitasunezko berba ditugu, gabon giroa egokitasunez bizitzeko sinboloak. Salbatzailea gureganatu zan apal eta otzan. Umeak legez, urreratu gaitezen jaiotzaren ondora. Han ulertuko dogu Jainkoaren ontasuna, Aitaren errukia, Amaren samurtasuna. Guregana makurtu jakun, gureganatu zan gure begirada samurtzeko, gure bihotza errukiaz jantziteko.


 
LA ESTRELLA

Joxe Arregi
 

amiga-amigo: ¡Feliz Navidad! O, si prefieres, feliz solsticio de invierno: la noche empieza a acortarse en nuestro hemisferio Norte, aunque sucede justo lo contrario en el hemisferio Sur. El Sol que muere nace y muere y renace. Cuando unos lo vemos ascender en el cielo, otros lo ven descender, pero a todos los vivientes nos regala su energía, aliento vital, de día y de noche, de solsticio en solsticio y de equinoccio en equinoccio. Loado seas, hermano padre Sol con nuestra hermana madre Tierra.

Es imagen de la Vida que no nace ni muere, que ES “en el principio”, mucho antes que el Sol y todas las estrellas, “antes” de todo antes y después, en lo más profundo del presente. Lo llamamos “Dios” y no sabemos decir qué es, sino que ES, y solo lo podemos decir con imágenes torpes. Es Espíritu o Aliento, Impulso, Eros o Amor infinito, Presente o Presencia absoluta. No es nadie ni nada que tenga forma, pero es Todo en todas las formas. Es Yo/Tú, Él/Ella, Nosotros/Nosotras. Es Palabra, Relación, Comunión universal. Es creatividad infinita. Es infinita bondad creadora, que se manifiesta en todo lo que es bueno o para bien, en todos los seres, en todos los vivientes, en todos los humanos. Es el Sol que renace cada día en el fondo de tus sombras, como en el solsticio de invierno.

Míralo, agradécelo, déjate alumbrar. Y, en tu pobreza, encárnalo, sé lo que eres: compadece, acompaña, consuela, subvierte. Así lo encarnó Jesús de Nazaret, hijo de María y de José, o hijo del Espíritu de la Vida, como todo viviente. Fue un profeta bueno y subversivo de una aldea oscura en un rincón de Palestina hace 2000 años. Llegó a ser lo que era. Creyó en la bondad, activó la esperanza, anunció la liberación a todos los oprimidos, curó enfermos de alma y de cuerpo, hizo frente a la autoridad religiosa y al poder imperial. Fue libre y bueno. Fue feliz, porque tuvo entrañas. No fue perfecto (¿qué es eso?), sino humano, hecho de arcilla frágil e inacabada, como tú y como yo. En la bondad de su humanidad inacabada, encarnó a Dios, el Misterio de la Vida, en forma a la vez parcial y plena, pues en la parte se halla el Todo. Algunos hombres y mujeres, al verlo, como los magos de Oriente perdidos en el camino, se dijeron: “Hemos encontrado la estrella que nos guía”. Y lo siguieron.


Nos lo cuentan los evangelios, sean canónicos o apócrifos. Pero todo eso no es historia, dirán muchos, sino leyendas de fe. Tienen razón en buena parte. El Jesús de los evangelios es una figura profundamente recreada por la fe de sus discípulas y discípulos. No sabemos, por supuesto, en qué día nació. Solo en el siglo IV se estableció en la mayoría de las iglesias la celebración de su natividad el 25 de diciembre, al final de las fiestas del solsticio. Y es lógico, pues ese día celebraban los romanos el nacimiento del sol y de Apolo, los mitraicos el nacimiento de Mitra, los germanos el de Frey (y luego los aztecas el de Huitzilopochtli, los incas el de Inti…). Los nombres son distintos, pero la luz es la misma. La luz que brota del fondo de todo, que nos infunde el calor de la vida, y que nosotros hemos de encender. No hay nada más verdadero.

No importa el día en que nació Jesús, sino la figura luminosa que los evangelios presentan, la del hombre libre y hermano. Diré más: ni siquiera importaría que nada de lo que nos cuentan dichos evangelios, de manera por cierto tan distinta y a veces contradictoria, sea propiamente histórico. Lo que importa, al final, es que se abran los ojos para verlo todo de manera nueva, para ser lo que fue Jesús, lo que somos de verdad.

Lo más real de Jesús no son los dichos y hechos que pudieran probarse como históricos, sino la hondura de la Vida que le hizo y nos hace más libres y humanos. Solo puede decirse en parábolas, poemas y evangelios. El anuncio de un ángel a María y a José y a los pastores de Belén, el nacimiento virginal, el viaje de los magos guiados por la estrella que aparece y desaparece… nunca sucedieron como hechos históricos, igual que la multiplicación de los panes o la resurrección física con la tumba vacía. Pero ¿hay algo más real que “eso indecible” que nos quieren narrar?

¿Qué es eso? Es lo que narra el mito, sugiere el poema, sueña el niño, anuncia el profeta, emprende el rebelde. La bondad creadora: he ahí la estrella.


OPARIAK

                                                                                                         Karmele Jaio

SAREAN bueltaka dabilen bideo batean esperimentu bat egin dute hainbat pertsonekin. Aulki batean eseri dituzte banan-banan eta hiru galdera egin dizkiete. Lehena, zeintzuk diren gehien maite dituen bi pertsonak. Gehienek ama edo familiako norbait aipatzen dute, edo lagun onen bat; bigarren galdera da Gabonetan zer oparituko dieten, eta hainbat gauza aipatzen dituzte: bideojoko bat, liburu bat, zapi bat… Azken galdera hau da: Eta euren azken Gabonak izango balira, zer oparituko zenieke?

Hor elkarrizketatu guztiek egiten dute halako eten bat. Hunkitu egiten dira gehienak, eta den-denek alda-tzen dute aurretik pentsatuta zuten oparia. Denek baztertzen dute opari materiala, gauzak oparitzea bazter-tzen dute, eta batak esaten du amari denbora gehiago oparituko liokeela, besteak aitari barkamena eskatuko liokeela gaizki egindako gauzengatik, beste batek lagunari zenbat maite duen esango liokeela… Denek aldatzen dituzte gauzak ekintzengatik, eta ekintza guztiek dute zerikusia besteari denbora eta arreta eskain-tzearekin.

Bideoak jende asko hunkitu du, hala erakusten du ikustaldien kopuruak, eta arrakasta hau neurri handi batean gertatzen da bakoitzak bere itsukeria errekonozitzen duelako. Argi dago denok edukiko genukeela jarrera ezberdina gure ingurukoekin hauek azken aldiz ikusiko ditugula jakingo bagenu. Argi dago ilusio batean bizi garela askotan, jendea inoiz hilko ez dela pentsatuz edo. Baina bai, hilko dira, eta geu ere bai, eta barka Gabonetan hain sakon jartzeagatik, baina iruditzen zait horren jakitun izatea onerako dela, izan ere, argi daukat den denok aldatuko genituela erosi ditugun opari guztiak hau benetan kontutan izango bagenu. Eta opari askoz hobeak izango lirateke erosi dugun bufanda eta poltsa hori baino.

Nik maite ditudan guztiei hiru gauza oparitu nahiko nizkieke Gabon hauetan: Denbora, laztanak eta benetako hitzak. Nik behintzat halako opariak jasotzea nahiko nuke.
....................................................................................................................................
klikatu irudian handiago ikusteko

Navidad des-cremada
Agustín Cabré

Nuestra modernidad tecnológica (mucho de tecno y poco de lógica) ha inventado lo que parecía imposible: cerveza sin alcohol, café sin cafeína, fotografías sin papel, telefonía sin cableado…Navidad sin Jesús.


Se cumple así a lo largo de la historia lo señalado en el evangelio: “no había sitio para él” en la sociedad de su tiempo. Ni de ahora.


Las primeras comunidades cristianas celebraban el nacimiento de Cristo y guardaban con fervor la memoria de un niño proletario, hijo de María y de José, una pareja obrera de una localidad marginal de un territorio apartado de los centros de poder del imperio romano. Un niño que, al crecer, tomaría la bandera de redención que anunciaba Juan el bautizador del río Jordán: el rompimiento de las cadenas empezaría dentro de cada corazón y se manifiestaría en obras de vida para la humanidad.

Ese nacimiento cambió la historia de gran parte del mundo. Con el paso del tiempo ese acontecimiento ha ido perdiendo su vigor y conserva solamente parte de su encanto.

Hoy día se celebra una navidad descremada. No viene de Belén, viene de China o de USA. El niño ya no es tal sino un viejo gordo, barbón que lleva una bolsa enorme de “regalos” (en realidad no regala nada sino que vende), que se viste con los colores de la coca-cola, que ha desplazado del pesebre al niño y se ha instalado allí con toda su oferta de mercadería.

La navidad nos introduce en un clima de locura. Pero no es por el nacimiento de Jesús, sino por la parafernalia propia de la sociedad comercial y por la debilidad de las iglesias cristianas para defender lo que era suyo y que se prostituyó socialmente.

En muchos hogares de occidente se mantiene aún el diminuto pesebre hecho con monitos traídos desde China. No puede faltar tampoco el pino adornado de luces y pequeños obsequios y, en el hemisferio sur, con motitas de algodón para simular la nieve.

Evidentemente todo es falso: no existe tal nieve en el relato bíblico, sino que, al contrario, indica que era tiempo de verano en Israel; no existe la bondad idílica de unos pastores ya que los pastores eran considerados unos tipos agresivos, ladrones y aprovechadores en esos tiempos ásperos. No existen ni el burro y el buey ya que fueron inventados por san Francisco de Asís en el siglo XIII.

Lo que sí existe para los creyentes cristianos es el hecho de que Dios se manifestó en la humanidad de Jesús, y que su persona y su mensaje son indicadores que el rompimiento de las cadenas que nos impiden ser humanos, es posible.

Pero ahora se trata de una festividad más comercial que religiosa. Una navidad sin Jesús pero con abundancia de pan de pascua y con ansiedad de compras y ventas de artículos que dejan a las familias eudeudadas por meses y años.

En templos y capillas habrá más gente que habitualmente, porque muchos alejados sienten que al menos una vez al año hay que acercarse a los cultos que conocieron cuando pequeños y abandonaron cuando crecieron.
Al anochecer se celebrará la misa del gallo. Yo creo que se llama así porque ahí aparecen “los gallos” que no van nunca al templo.

Pero, en fin; descremada y todo es una fecha festiva que nos recuerda lo mejor de nosotros mismos y nos ofrece la oportunidad de abrazarnos: con la familia, con el vecindario, con las amistades. No olvidemos de abrazarnos a nosotros mismos. Se trata de perdonarnos y de nacer de nuevo. Se trata de una terapia que la liturgia nos ofrece una vez al año. Ojalá la aprovechemos.

Iturria: http://elcatalejodelpepe.eccla.net/2016/12/07/navidad-descremada/


 Gabonetako parabola

Rufino Iraola


Behin batean, baziren bi herri, Marondo eta Malkarain. Marondon zorionez gainezka bizi ziren; Malkarainen, ezbehar handien mende, sufrikario hitsean. Sakan harritsuak, eta horma edo malda piko bezain arriskutsuek banatzen zituzten bi herriak. Asko ziren  Malkaraindik Marondora pasatzen hasi, amildu eta harritzan galduak.

Egun batean, etorri zen gizon bat, eta zutoin bat sartu zuen sakaneko harritzaren erdian. Gero, sakanaren aldamenetatik, ohol bana luzatu zituen zutoinera, eta han iltzez josi. Lanak amaitu eta zutoinetik jaistean, lehentxeago lurrera bota zuen eta ahoz gora geratu zen aizkoraren gainera egin zuen, zoritxarrez, salto. Ebaki handia egin zuen hanka-orpoan eta, odolusturik, bertan ‘hil’ zen. Aurkitu zutenean, artean, bihotza bazerabilkion, baina motel, eta zizpuru txikitan galdu zuen bizia, gizakien begietarako.

Testiguek heroia zela erabaki zuten. Ez ziren gelditzen kultua eskaintzen: Hala ere, ez zuten askok baliatzen Malkaraindik Marondora pasatzeko gizonak egindako oholezko zubia. Azkenean, erabat ahaztu zitzaien: sasiak eta laharrak hartu zuten oholezko zubi sendoa.

Heroiarenganako kultuak, ordea, aurrera jarraitu zuen. Herriak monumentuak eraiki zituen haren omenez, himno sarkorra konposatu zuen kanpoan bizi zen herriko seme musikari batek: «Gizon bedeinkatuak ditu mila grazi /guretzako zerua nai du irabazi; / gu salbatzeagatik eta nola bizi / guri erakusteko da zerutik jetxi” kantatzen zuten, ozen; eta, horrekin batera, ez zioten utzi otoitzak eskaintzeari, erakutsi zien maitasun handia eskertzeko.

Herriko zaharrek jakinaren gainean ipini zituzten belaunaldi gazteak heroiaren bertuteei buruz, eta buruan ondo sartu nahi izan zieten haren heriotzak salbatu zituela, eta hiltzen zirenean inolako ezbairik gabe sartuko zirela zorionaren herrian, Marondon. Sekula gehiago ez ziren mintzatu oholezko zubiaz. Jakitunen diskurtso eta irakaspenek nahaste-borraste izugarria sortu zuten. Sineskeria ugari barreiatu zen, eta ez ziren asko zuzena eta okerra bereizteko gai zirenak.

Bien bitartean, heroiaren espiritua han hasi zen: «Seme-alaba kutunok, oker zaudete. Nire heriotza ez zen izan zubia eraikitzean izandako istripuaren ondorioa baino. Zubia eraiki nuen, zorionaren herrira, Marondora, igaro zintezten, baina tamalez, ez diozue kasurik egin». Eta otoitzen zarata hain zen handia, ez zen entzuten heroiaren espirituaren ahotsa, eta Malkarainen geratu ziren betiko.


Cartita al Niño Jesús

Leonardo Boff

Queridos hermanitos y hermanitas:

Si al mirar el nacimiento veis al Niño Jesús y os llenáis de fe en Dios que se hizo niño, un niño como vosotros, y creéis que Él es Dios que está siempre a nuestro lado nuestro.

Si conseguís ver en los otros niños y niñas la presencia oculta del Niño Jesús,

Si sois capaces de hacer renacer el niño escondido en tus padres y en las personas adultas amigas vuestras, para que surja en ellas lo que siempre dais: amor, ternura, cariño y un abrazo apretado,


Si al miráis el nacimiento descubrís a Jesús pobremente vestido, casi desnudo, y os acordáis de tantos niños igualmente pobres y mal vestidos, especialmente en las periferias de nuestras ciudades, y también de los niños refugiados que veis por la televisión, algunos muriendo ahogados en el mar, y sufrís en el fondo de vuestro corazón por esta situación inhumana y, si podéis, compartís algo de lo que tenéis, unos tenis o una camiseta, y deseáis cambiar estas cosas cuando seais mayores,

Si al ver al buey y la mula, las ovejas, los perros, los camellos y el elefante junto al portal pensáis que el universo entero está también iluminado por el Niño Jesús y que todos, estrellas, piedras, árboles, animales y humanos formamos la gran Casa de Dios.

Si al mirar hacia lo alto veis la Estrella de Belén con su cola y recordáis que hay siempre una estrella generosa sobre vosotros, que os acompaña, os ilumina y os muestra los mejores caminos,

Si os dais cuenta de todo esto, entonces sabed que yo estoy llegando de nuevo y renovando la Navidad. Estaré siempre cerca de vosotros, caminando con vosotros, llorando con vosotros y jugando con vosotros hasta el día en que llegaremos todos, la humanidad y el universo, a la Casa del Padre y Madre de bondad para ser juntos eternamente felices.

Belén, 25 de dicembre del año 1.

Firmado: Niño Jesús

Publicar un comentario