Domekan Familia Ospakizuna

lunes, 13 de marzo de 2023

Bideak federantz Caminos hacia la fe Jose Antonio Pagola

 


Kontaera ahaztezina da. Tradizioz «Jaiotzetiko itsuaren sendatzea» deitu ohi zaio, baina askoz ere gehiago da; izan ere, ebanjelariak barne ibilbidea deskribatzen du, Jesusekin, «Munduaren Argiarekin», topo egin arte ilunpean galdurik dabilen gizon bat egiten ari den barne ibilbidea.

Ez dakigu nola deitzen den. Soilik eskale bat dela dakigu, jaiotzetik itsua, Tenpluaren atarian limosna eske dabil. Ez daki zer den argia. Ez du ikusi sekula. Ezin bide egin du berez, ezta norabidetu ere. Ilunpean bizi du bere bizitza. Ezin ezagutuko du behin ere bizitza duin bat.

Behin batean Jesus suertatu da beraren bizitzan. Itsuak hain behar handia du non bere begietan lan egin dezan uzten baitio Jesusi. Ez daki nor den, baina konfiantza du beraren indar sendatzailean. Berak esanari jarraituz, Siloe igerilekuan garbitu ditu begiak eta, lehen aldiz, ikusten hasi da. Jesusekin egindako topoak bere bizitza aldatuko dio.

Auzokoek eraldaturik ikusi dute. Bera da, baina beste bat dela uste dute. Bere esperientzia argitzen die gizonak: «Jesus deritzon gizon batek» sendatu du. Ez daki beste ezer. Ez daki nor den, ez non dagoen, baina begiak ireki dizkio. Jesusek on egiten dio gizon bezala bakarrik ezagutzen eta aitortzen duenari ere.

Fariseuek, erlijio-arazoetan adituak, mila argibide eskatzen diote Jesusez. Itsu izanak bere esperientziaz hitz egin die: «Gauza bat dakit bakarrik: itsu nengoela eta orain ikusten dudala». Jesusez zer deritzon galdetu diote, eta sentitzen duena esan die: «Profeta bat dela». Beragandik hartu duena hain gauza ona da, non gizon horrek Jainkoagandik etorria izan behar baitu. Horrela bizi ohi du jende xume askok Jesusenganako bere fedea. Ez dute teologiarik ikasi, baina sentitzen dute gizon hori Jainkoagandik datorrela.

Pixkana-pixkana, eskalea bakarrik gelditzen ari da. Bere gurasoek ez dute defendatu. Buruzagi erlijiosoek sinagogatik kanporatu egin dute. Jesusek, ordea, ez du bazter uzten bera maite eta beraren bila dabilenik. «Kanporatu dutela entzun duenean, beraren bila joan da». Jesusek bere bideak ditu beraren bila dabiltzanekin topo egiteko. Ezin eragotzi dio hori inork ere.

Ematen duenez inork ulertzen ez dion gizon harekin topo egin duenean, soilik galdera bat egin dio Jesusek: «Sinesten al duzu gizonaren Semeagan?», sinesten al duzu Gizon berriagan, Gizon guztiz gizatarragan, hain justu ere Jainkoaren misterio ezin atzemanaren gizakunde delako? Eskalea prest da sinesteko, baina inoiz baino itsuago dago: «Eta nor da, Jauna, beragan sinets dezadan?»

Jesusek diotso: «Ikusten ari zara; mintzo zaizuna, horixe da». Itsuari arimako begiak ireki zaizkio orain. Jesusen aurrean ahuspeztu eta esaten dio: «Sinesten dut, Jauna». Soilik Jesusi entzunez eta barnez berak gida gaitzan utziz joan ohi gara bide egiten fede beteago baterantz eta orobat apalago baterantz.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Garizumako 4. igandea – A (Joan 9,1-41)




CAMINOS HACIA LA FE

El relato es inolvidable. Se le llama tradicionalmente la «curación del ciego de nacimiento», pero es mucho más, pues el evangelista nos describe el recorrido interior que va haciendo un hombre perdido en tinieblas hasta encontrarse con Jesús, «Luz del mundo».

No conocemos su nombre. Solo sabemos que es un mendigo, ciego de nacimiento, que pide limosna en las afueras del Templo. No conoce la luz. No la ha visto nunca. No puede caminar ni orientarse por sí mismo. Su vida transcurre en tinieblas. Nunca podrá conocer una vida digna.

Un día Jesús pasa por su vida. El ciego está tan necesitado que deja que le trabaje sus ojos. No sabe quién es, pero confía en su fuerza curadora. Siguiendo sus indicaciones, limpia su mirada en la piscina de Siloé y, por primera vez, comienza a ver. El encuentro con Jesús va a cambiar su vida.

Los vecinos lo ven transformado. Es el mismo, pero les parece otro. El hombre les explica su experiencia: «Un hombre que se llama Jesús» lo ha curado. No sabe más. Ignora quién es y dónde está, pero le ha abierto los ojos. Jesús hace bien incluso a aquellos que solo lo reconocen como hombre.

Los fariseos, entendidos en religión, le piden toda clase de explicaciones sobre Jesús. Él les habla de su experiencia: «Solo sé una cosa: que era ciego y ahora veo». Le preguntan qué piensa de Jesús, y él les dice lo que siente: «Que es un profeta». Lo que ha recibido de él es tan bueno que ese hombre tiene que venir de Dios. Así vive mucha gente sencilla su fe en Jesús. No saben teología, pero sienten que ese hombre viene de Dios.

Poco a poco, el mendigo se va quedando solo. Sus padres no lo defienden. Los dirigentes religiosos lo echan de la sinagoga. Pero Jesús no abandona a quien lo ama y lo busca. «Cuando oyó que lo habían expulsado, fue a buscarlo». Jesús tiene sus caminos para encontrarse con quienes lo buscan. Nadie se lo puede impedir.

Cuando Jesús se encuentra con aquel hombre a quien nadie parece entender, solo le hace una pregunta: «¿Crees en el Hijo del hombre?», ¿crees en el Hombre nuevo, el Hombre plenamente humano precisamente por ser encarnación del misterio insondable de Dios? El mendigo está dispuesto a creer, pero se encuentra más ciego que nunca: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?».

Jesús le dice: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ese es». Al ciego se le abren ahora los ojos del alma. Se postra ante Jesús y le dice: «Creo, Señor». Solo escuchando a Jesús y dejándonos conducir interiormente por él vamos caminando hacia una fe más plena y también más humilde.

José Antonio Pagola

4 Cuaresma – A (Juan 9,1-41)

No hay comentarios: