Abenduko arbolea: koplak

sábado, 25 de diciembre de 2021

Zorionak! ¡Feliz Navidad!


 Abenduaren aldi honetan

landu daigun esperantza

alde batera itxi daiguzan

alperkeri ta zalantza

Jesus badator, Jesus badago

egin kanta eta dantza

gure bizitzan indarra dogu

berak dinosku norantza.

 

Natibitate aurretik dogu

abendu gogorra, hotza,

Jesus ume lez, etxerik gabe

asko jaio: hau bai lotsa!

Gau ilunean biztu dagigun

Jaungoikoaren abotsa:

pastore eta aingeru legez

poztu munduko bihotza!

 

Gure barruan aldi berean

alde txarra eta ona

zein dan nagusi asma ezinik

aspaldi dabil gizona

gure errukiz goiko zerutik

makurtu da handik hona

Jainko umea gizakiari  

oparituz zoriona!


This December
let’s cling to hope,
keep away from laziness and hesitation. 
Jesus is coming, Jesus is with us
let’s sing and dance
there’s strength in our lives
He is our guiding light.

Before Nativity, 
dreary and cold December is coming down hard on us, 
so many homeless newborns as Child Jesus: a crying shame!
Let’s light up our lord’s voice in the dark night:
brighten up the heart of the world, 
as the shepherds and the angels!

Good and evil 
face to face inside us
forever hesitating over which is the strongest one
the Holy Child had mercy on us
bent down from heaven,
bestowed happiness on humankind!


Cultivemos la esperanza en este tiempo de adviento,

dejandoa un lado la vagancia y la duda.

Cantemos y bailemos

pues Jesús ya viene, ya está entre nosotros

siendo la fuerza para nuestra vida 

y quien indica la ruta.

Previa a la Natividad

hemos tenido un diciembre duro y frío,

Lo mismo que el niño Jesús, muchos nacen sin casa:

¡qué vergüenza!

Encendamos la voz de Dios

en medio da la noche oscura,

como los pastores y los ángeles

alegremos el corazón del mundo.

En nuestro interior se dan simultaneamente

el bien y el mal.

Y el ser humano, desde antiguo,

no acierta a saber qué mismo vencerá.

El niño Dios, compadecido, se ha inclinado

desde el cielo hasta nosotros

para regalarnos la felicidad.




Igazko txartelak eta gogoetak gogoratuz

Bitxo txikia kate astuna: ezin urten itxasora

Ume txikiak dakarren pozaz heldu geinkez edonora.

Gaixo larriak apurtu ditu lana, famili, lagunak,

gure zauriak arinduko dauz Umearen maitasunak!

Zorionak!

Klikatu erdian kanta entzuteko. Clic en el centro para escuchar la canción


El pequeño virus es una pesada cadena que no nos deja navegar,

Llegaremos a cualquier sitio gracias a la alegría que trae el Niño pequeño.

La grave enfermedad ha roto el trabajo, la familia, los amigos,

¡el amor del Niño aliviará nuestras heridas!

¡Feliz Navidad!

"ZORIONEKO GABON"
entzun dogu sarri,
gero urtean zehar
akats zaharrak barri
Aurten bihurtu daigun
egizko aldarri,
hitzetatik harago
ekintzak ekarri
Ez egon nork emongo,
banatu alkarri,
inor ez daiten gose,
ez daiten egarri.
Hau baino txerto hobarik
ezin da ezarri. (Jon Enbeita)
 

 
 

El pesebre está vacío


Víctor CodinaLa pandemia afecta a la Navidad: limitaciones de encuentros y de viajes, toque de queda, sin Misa del Gallo a las 12, sin cabalgata de Reyes, muchos comercios y restaurantes cerrados, sin abrazos.

Humoristas dibujan a José y María con mascarillas, anuncian que los pastores estarán en fila, a metro y medio de distancia y con gel, que los Reyes Magos necesitarán PCR y permiso para viajar a otro país.

Pero lo más nuevo de este año es que el pesebre estará vacío y los ángeles de Belén nos dirán lo mismo que los ángeles dijeron a las mujeres que iban al sepulcro de Jesús con aromas: «No está aquí».

Jesús, harto de la hipocresía y contradicción de la Navidad, convertida en fiesta de consumo, iluminaciones, apariencia, superficialidad, Papa Noel y solsticio de invierno, lo más opuesto a su nacimiento, ha salido del pesebre. Navidad se ha desbordado. ¿Dónde está Jesús?

Jesús no está en las fábricas de armamentos, ni en los narcotraficantes, ni en Wall Street, ni en Davos, ni en las multinacionales que destruyen la Amazonía y el Congo, ni en los dirigentes que cierran sus puertas y sus puertos a los emigrantes, ni en los bancos que urgen los desahucios de gente vulnerable, ni en los que, como buitres, se aprovechan de la pandemia para sus intereses económicos o políticos, ni en los que esconden su dinero en paraísos fiscales, ni en los que silencian y agreden a mujeres, ni en los policías que asfixian a negros, ni en los terroristas que matan, ni en los que marginan a los homosexuales y al resto del colectivo LGTBI, ni en los dirigentes que juegan al golf mientras sus súbditos mueren de coronavirus.

«¿Dónde está Jesús?», le preguntamos a los ángeles de Belén y nos dirán lo mismo que los ángeles dijeron a las mujeres que en la mañana de Pascua iban al sepulcro: en Galilea. Galilea era un lugar sencillo, pobre, desconocido y despreciado, donde estaban María y Jesús, donde Jesús vivió la mayor parte de su vida y comenzó a predicar el evangelio.

¿Dónde está Galilea hoy?, ¿dónde está Jesús en estas Navidades? En los hospitales, en los médicos, enfermeras y sanitarios que cuidan los enfermos con riesgo de su propia vida, en quienes buscan vacunas; está en los enfermos y en los que mueren solos, en los que acompañan el duelo, en las  residencias de gente anciana, en las familias que viven encerradas durante meses en pisos extremadamente pequeños, en las familias desahuciadas, en los aprisionados en los CIEs y en las cárceles.

Pero Jesús está también en los lejanos migrantes que atraviesan el Mediterráneo, en aquel niño que muere ahogado en el mar mientras su madre grita angustiada pidiendo que alguien lo salve. Jesús está en Lampedusa, Lesbos y Canarias, en los palestinos sin Estado, en los rohinyas refugiados en Bangladesh, en los armenios que lloran sus muertos, en jóvenes que luchan por la libertad y democracia en Hong Kong o Bielorrusia, en quienes defienden los derechos de las mujeres y la ecología.

Jesús está en las maestras y maestros que se desviven para que los niños y jóvenes puedan estudiar, en el voluntariado que reparte comida, en quienes trabajan en comercios, transportes y limpieza para que no se colapse la sociedad, en los sin trabajo, techo ni futuro, en los sacerdotes, laicos y religiosas que a través de la radio, TV, YouTube o Zoom, animan la fe, anuncian la Palabra, rezan, consuelan, infunden esperanza.

Quizás este año no podamos cantar juntos el Fum, Fum, Fum, ni Noche de paz, ni Singing Bells, ni Campana sobre campana…, pero sí podremos recordar y vivir que “Donde hay caridad y amor, allí está Dios”.

Soñemos juntos en construir un mundo diferente, un futuro mejor, de fraternidad y sororidad, cuidado de nuestra casa común y entonces, Jesús regresará de nuevo al pesebre.  


 Aska hutsik dago


Victor Codina.
 
 Pandemiak Gabonei eragiten die: topaketen eta bidaien mugak, etxeratze-agindua, oilarraren mezarik gabe 12: 00etan, errege-kabalgatarik gabe, denda eta jatetxe asko itxita, besarkadarik gabe.

Umoristek Jose eta Maria maskarekin marrazten dituzte, artzainak ilaran egongo direla iragartzen dute, metro eta erdira eta gelarekin, Errege Magoek PCR eta beste herrialde batera bidaiatzeko baimena beharko dutela.

Baina aurtengo gauzarik berriena da, aska hutsik egongo dela eta aingeruek Jesusen hilobira aromak zeramatzaten emakumeei esan zieten gauza bera esango digutela Belengo aingeruek: "Ez dago hemen".

Jesus, Eguberrietako hipokresia eta kontraesanaz nazkatuta, kontsumo, argitasun, itxura, azalekotasun, Aita Noel eta neguko solstizioaren festa bihurturik, bere jaiotzaren kontrakoa, askatik irten da. Gabonak gainezka egin du. Non dago Jesus?

 Jesus ez dago armamentu fabriketan, ez narkotrafikatzaileetan, ez Wall Streeten, ez Davosen, ez Amazonia eta Kongo suntsitzen dituzten multinazionaletan, ez emigranteei ateak eta portuak ixten dizkieten buruzagietan, ez jende ahularen etxegabetzeak premiatzen dituzten bankuetan, ez eta putre gisa pandemiaz beren interes ekonomiko edo politikoetarako baliatzen diren bankuetan ere. Paradisu fiskalak, ez emakumeak isilarazten eta erasotzen dituztenak, ez beltzak itotzen dituzten poliziak, ez hiltzen dituzten terroristak, ez homosexualak eta gainerako LGTBI kolektiboak baztertzen dituztenak, ez golfean jokatzen duten agintariak, beren menpekoak hiltzen diren bitartean. 

"Non dago Jesus?", galdetu diegu Belengo aingeruei, eta aingeruek emakumeei Pazko goizean hilobira joaten zirela esan zieten gauza bera esango digute: Galilean.

Galilea leku xume, pobre, ezezagun eta mespretxatua zen, Maria eta Jesus zeuden tokia, non Jesus bere bizitzaren zatirik handiena bizi izan zen eta ebanjelioa predikatzen hasi zen. 

Non dago Galilea gaur? Non dago Jesus Gabonetan?

Ospitaleetan, beren bizitzarako arriskua duten gaixoak zaintzen dituzten mediku, erizain eta osasun-etxeetan, txertoak bilatzen dituztenetan; gaixoetan eta bakarrik hiltzen direnetan, dolua laguntzen dutenetan, adineko pertsonen egoitzetan, etxebizitza oso txikietan hilabetez giltzapetuta bizi diren familietan, kaleratutako familietan, CIESetan preso hartutakoetan eta espetxeetan. 

Baina Jesus Mediterraneoa zeharkatzen duten urrutiko migratzaileengan ere badago, itsasoan itota hiltzen den haur harengan, bere amak larrituta oihu egiten duen bitartean, norbaitek salba dezan eskatuz.

Jesus Lampedusan, Lesbosen eta Kanarietan dago, estaturik gabeko palestinarretan, Bangladeshen errefuxiatutako rohingyetan, hildakoak negarrez dituzten armeniarretan, Hong Kongen edo Bielorrusian askatasunaren eta demokraziaren alde borrokatzen diren gazteengan, non emakumeen eskubideak eta ekologia defendatzen dituzten. 

Jesus desbizitzen diren maisu-maistren artean dago, haurrek eta gazteek ikasi ahal izan dezaten, janaria banatzen duten boluntarioetan, saltokietan, garraioetan eta garbiketan lan egiten dutenengan gizartea ez kolapsatzeko, lanik, etxerik eta etorkizunik ez dutenengan, irrati, telebista, YouTube edo Zoomen bidez fedea animatzen duten apaiz, laiko eta erlijiosoengan, Hitza iragartzen dutenengan.

Amets dezagun elkarrekin mundu ezberdin bat eraikitzen, etorkizun hobe bat, anaitasuna eta sororitatea, gure etxe komunaren zaintza, eta orduan, Jesus berriro ere askara itzuliko da.

Feliz Navidad
Gabriel Mª Otalora

Seguimos manteniendo la costumbre de felicitarnos las fiestas unos a otros, a modo de estribillo en las conversaciones de estos días. Es un uso que va a menos, pero sigue teniendo su fuerza social navideña: felicidades, bon Nadal, Gabon zoriontsuak!, boas festas, feliz Navidad…

¿Qué estamos diciendo cuando nos mandamos estos mensajes verbales y en postales navideñas de papel o internet? No hay duda que hay ganas de regalar al menos una sonrisa junto a la frase navideña cargada de buenas intenciones. La pregunta que muchos se hacen es en torno al sentido que tiene repartir urbi et orbe buenos deseos navideños en estas fechas, multiplicados a través de guasaps, si el resto del año andamos a la greña entre los felicitados. O procuramos que la Navidad y lo que representa se manifieste todo el año, o es hora de dejar las frases que pueden sonar más a farsa que a otra cosa. Así lo sienten muchas personas ¿Estamos pues ante otro uso social, incuestionable como tantos otros hasta que la inconsecuencia resuena más fuerte que las frases bonitas? 

No falta base para la queja, aunque hay que decir bien alto que no son pocos los que desean y trabajan por una Navidad “diferente”; es decir, auténtica, solidaria, humanizada, esperanzada, de ternura con el desvalido y de comprensión con el débil. Personas que se esfuerzan desde sus limitaciones humanas para que las felicitaciones generalizadas de estas fechas, sean expresión de una actitud personal de todo el año, que ahora la desbordan en palabras y gestos cargados de buenos y sinceros deseos con sus seres queridos y con otros no tan queridos.

Es cierto que tras las luces de colores y los mensajes navideños solo hay el deseo de unas fiestas que tienen mucho de farsa consumista y de un uso social vacío más allá del cambio de solsticio y sin más fondo que el divertimento y derroche con barniz religioso que solo produce contradicción y escándalo. Pero esta es solo una parte de la realidad. Existe otra parte de la Navidad no menos visible a nada que agudicemos un poco la vista: familias que se sienten unidas y que sufren porque el coronavirus les impide juntarse, personas cargadas de buenos deseos, hechos solidarios con los más necesitados, gentes que ponen la mejor sonrisa del corazón especialmente en estas fechas, ¡y no solo en estas fechas! No pocos cristianos experimentan la Pascua de Navidad desde el deseo de vivirla de manera solidaria para que nazca la Buena Noticia desde la experiencia de la alegría, solidaridad y amor, ajeno al consumismo insolidario.

Fiestas estas que llevan su carga especial de tristeza, con los graves desajustes que la pandemia sigue causando, con soledades agudizadas por el tono mortecino del invierno,  una mala economía que impide sumarse a “la fiesta”, la tristeza que desempolva dolores que vuelven con más fuerza en estas fechas… Deberíamos sentirnos agradecidos por lo que nos sobra y girar la mirada hacia los que más sufren, a los pobres de todo tipo -no solo de dinero- que están bien cerca de nosotros: pobres de salud, de ánimo, de soledad, de amor, de desesperanza, de incomprensión, de trabajo, de ilusiones; todos aquellos que padecen más intensamente sus penas. Nuestra actitud, como casi siempre, para bien y para mal, es una poderosa herramienta ante el presente que se nos impone.

Es la única manera de que el deseo de un año mejor deje de ser un tópico y pueda calar en lo más hondo de quienes lo reciben, sean ateos o creyentes. No solo hay que regalar buenos deseos, lo importante es regalar nuestra mejor actitud. Es lo que nos gustaría que nos regalen no unos pocos días sino todo el año. En la Navidad del covid-19, se hace más necesario descubrir que no es un momento del año sino un estado del corazón. Mi mejor deseo cristiano, pues, es que se haga verdadera Navidad entre nosotros. 

 

Jainkoa haragi egina Dios encarnado: Jose Antonio Pagola


Jainkoaz eskuarki izan ohi ditugun ideiak eta irudiak berrikustera behartzen gaitu Eguberri jaiak. Beraren benetako aurpegira hurbiltzea eragozten digutelako. Jainkoak ez digu uzten bere burua geure eskematan eta pentsamoldeetan biltzen. Ez du jarraitzen guk seinalatzen dizkiogun bideetan. Ezin aurreikusia da Jainkoa.

Indartsu eta ahaltsu imajinatzen dugu, arranditsu eta ahalguztidun; baina berak haur ahul batengan eskaini digu bere burua, xumetasunik erabatekoenean eta pobretasunean jaio den haur batengan. Kasik beti ezohiko, miresgarri eta harrigarri bezala agertu ohi dugu Jainkoa; bera, ordea, eguneroko, arrunt eta ohiko bezala agertu zaigu. Handitsu eta urruneko imajinatzen du guk; bera, berriz, txiki eta hurbileko egin da.

Ez. Betlehemgo haurragan haragitu den Jainko hau ez da guk espero genezakeena. Ez dago guk imajina genezakeenaren mailan. Haur honek desengaina gaitzake. Alabaina, ez al da Jainko hurbileko hau gure ondoan behar duguna? Ez al da gizatasunaz azaldu duen hurbiltasun hau hobekienik agertzen duena Jainkoaren benetako misterioa? Beraren zinezko handitasuna ez al da agertzen hobekienik haur honen ahuldadean?

Eguberri jaiak adierazten digu, Jainkoaren presentziak ez diela erantzuten beti gure igurikimenei, guk espero dugunari; izan ere, gutxienik espero dugun lekuan ikusten ahal dugu. Dudarik gabe, beraren bila ibili beharra dugu otoitzean eta isiltasunean, egoismoa gainditzeko ahaleginean, beraren borondatea egiteko bizitza leial eta esanekoan; baina nahi duenean eta berak nahi bezala agertzen ahal zaigu, baita bizitzako unerik arruntenean eta ohikoenean ere.

Gaur badakigu, gure harreraren premia duen edozein pertsona babesgabe eta ahularengan aurki genezakeela Jainkoa. Egon daiteke haur baten malkoetan edota adin handiko baten bakardadean. Edozein anai-arrebaren aurpegian aurki genezake haragi eginik gizon agertu nahi izan duen Jainko horren presentzia.

Hauxe da Eguberrietako fede iraultzailea, kristautasunaren eskandalurik handiena, Paulok hotz eta motz honela adierazia: «Kristo Jesusek, jainkozko izaerako izanik, ez zion gogor eutsi nahi izan jainkozko bere mailari; bestela baizik, hustu egin zen bere handi izateaz eta esklabo-izaera hartu zuen, gizakien antzeko eginez. Gizaki huts bezala agertuz» (Flp 2,6-7).

Jainko kristaua ez da Jainko desaragitu bat, urruna eta ezin atzemana. Baizik eta Jainko haragitua da, ondo-ondokoa, hurbila. Nolabait ere uki dezakegun Jainkoa da gizatar dena ukitzen dugun heinean.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Jaunaren Jaiotza (Eguberri) – B (Lukas 2,1-14)

DIOS ENCARNADO

La Navidad nos obliga a revisar ideas e imágenes que habitualmente tenemos de Dios, pero que nos impiden acercarnos a su verdadero rostro. Dios no se deja aprisionar en nuestros esquemas y moldes de pensamiento. No sigue los caminos que nosotros le marcamos. Dios es imprevisible.

Lo imaginamos fuerte y poderoso, majestuoso y omnipotente, pero él se nos ofrece en la fragilidad de un niño débil, nacido en la más absoluta sencillez y pobreza. Lo colocamos casi siempre en lo extraordinario, prodigioso y sorprendente, pero él se nos presenta en lo cotidiano, en lo normal y ordinario. Lo imaginamos grande y lejano, y él se nos hace pequeño y cercano.

No. Este Dios encarnado en el niño de Belén no es el que nosotros hubiéramos esperado. No está a la altura de lo que nosotros hubiéramos imaginado. Este Dios nos puede decepcionar. Sin embargo, ¿no es precisamente este Dios cercano el que necesitamos junto a nosotros? ¿No es esta cercanía a lo humano la que mejor revela el verdadero misterio de Dios? ¿No se manifiesta en la debilidad de este niño su verdadera grandeza?

La Navidad nos recuerda que la presencia de Dios no responde siempre a nuestras expectativas, pues se nos ofrece donde nosotros menos lo esperamos. Ciertamente hemos de buscarlo en la oración y el silencio, en la superación del egoísmo, en la vida fiel y obediente a su voluntad, pero Dios se nos puede ofrecer cuando quiere y como quiere, incluso en lo más ordinario y común de la vida.

Ahora sabemos que lo podemos encontrar en cualquier ser indefenso y débil que necesita de nuestra acogida. Puede estar en las lágrimas de un niño o en la soledad de un anciano. En el rostro de cualquier hermano podemos descubrir la presencia de ese Dios que ha querido encarnarse en lo humano.

Esta es la fe revolucionaria de la Navidad, el escándalo más grande del cristianismo, expresado de manera lapidaria por Pablo: «Cristo, a pesar de su condición divina, no se aferró a su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de siervo, haciéndose uno de tantos y presentándose como simple hombre» (Filipenses 2,6-7).

El Dios cristiano no es un Dios desencarnado, lejano e inaccesible. Es un Dios encarnado, próximo, cercano. Un Dios al que podemos tocar de alguna manera siempre que tocamos lo humano.

José Antonio Pagola

Natividad del Señor – B (Lucas 2,1-14)

La Navidad de Jesús y nuestra Navidad bajo la COVID-19
Leonardo Boff

 La Navidad del año 2020 tal vez sea la más parecida al verdadero Nacimiento de Jesús bajo el emperador romano Cesar Augusto.
Este emperador había mandado hacer un censo de todo el imperio. La intención no era solo, como entre nosotros, contabilizar cuantos habitantes había. Era esto, pero con el propósito de cobrar un impuesto a cada habitante, que sumado al de todas las provincias se destinaba a mantener encendida la pira de fuego permanentemente y a sustentar los sacrificios de animales al emperador, que se presentaba y así era venerado, como dios. Tal imposición a todos los habitantes del imperio provocó revueltas entre los judíos.

Este hecho fue usado más tarde por los fariseos para tender una trampa Jesús: ¿debía pagar o no el impuesto al Cesar? No se trataba del impuesto común, sino de aquel que cada persona del imperio debía pagar para alimentar los sacrificios al emperador-dios.

Para los judíos esto significaba un escándalo pues adoraban a un único Dios, Yavé, ¿cómo iban a poder pagar un impuesto para venerar a un falso dios, el emperador de Roma? Jesús se dio cuenta de la celada. Si aceptaba pagar el impuesto seria cómplice de adoración a un dios humano y falso, el emperador. Si se negaba, se indispondría con las autoridades imperiales negándose a pagar el tributo en homenaje al emperador-dios.

Jesús dio una respuesta sabia: “Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. En otras palabras, dad al Cesar, un hombre mortal y un falso dios, lo que es de César: el impuesto para los sacrificios, y a Dios, el único verdadero, lo que es de Dios: la adoración. No se trata de la separación entre la Iglesia y el Estado, como comúnmente se interpreta. La cuestión es otra: ¿cuál es el Dios verdadero? Denle a él lo que le corresponde, la adoración. Y al Cesar, el falso dios, lo que es del César: la moneda del impuesto. No mezclen a dios con Dios.

Pero volvamos al tema: La Navidad de 2020 se asemeja a la navidad de Jesús, como nunca antes en la historia. La familia de José y María encinta es hija de la pobreza como la mayoría de nuestro pueblo. Las hospederías estaban llenas, como aquí los hospitales están llenos de gente contaminada por el virus. Como pobres, José y María tal vez no eran capaces de pagar los gastos, así como entre nosotros quien no es atendido por el SUS no tiene cómo pagar los costes de un hospital particular. María estaba a punto de dar a luz. A la pareja no le quedó más solución que refugiarse en un establo de animales, como hacen hoy tantos pobres que no tienen donde dormir y se acuestan bajo las marquesinas o en un rincón de cualquier ciudad. Jesús nació fuera de la comunidad humana, entre animales, como tantos de nuestros hermanos y hermanas menores nacen en las periferias de las ciudades, fuera de los hospitales, en sus pobres casas.

Después de su nacimiento, el Niño fue amenazado muy pronto de muerte. Un genocida, el rey Herodes, mandó matar a todos los niños menores de dos años. ¿Cuántos niños en nuestro contexto son muertos por los nuevos Herodes vestidos de policías que matan a niños sentados a la puerta de sus casas? El llanto de las madres es el eco del llanto de Raquel en uno de los textos más conmovedores de todas las Escrituras: “En la Baixada (en Ramá) se oyó una voz, mucho llanto y muchos gemidos: es la madre llora a sus hijos muertos y no quiere ser consolada porque los perdió para siempre” (cf.Mt 2,18).

Por temor a ser descubierto y muerto, José tomó a María y al niño, atravesaron el desierto y se refugiaron en Egipto. Cuántos hoy, bajo amenaza de muerte por las guerras y por el hambre, tratan de entrar en Europa y en Estados Unidos. Muchos mueren ahogados, la mayoría es rechazada, como en la catoliquísima Polonia, y son discriminados; se llega a arrancar a los niños de los padres y se los encierra en jaulas, como pequeños animales. ¿Quién les enjugará las lágrimas? ¿Quién les quitará la saudade de sus padres queridos? Nuestra cultura se muestra cruel con los inocentes y con los inmigrantes forzados.

Después que murió el genocida Herodes, José tomó a María y al Niño y fueron a esconderse en un pueblecito, Nazaret, tan insignificante que ni siquiera consta en la Biblia. Allí el Niño “crecía y se fortalecía lleno de sabiduría” (Lc 2,40). Aprendió la profesión del padre, José, un fac-totum constructor de tejados y cosas de la casa, un carpintero. Era también un campesino que trabajaba el campo y aprendía a observar la naturaleza. Allí estuvo escondido hasta cumplir treinta años, cuando sintió el impulso de salir de casa y empezar la predicación de una revolución absoluta: “El tiempo de espera acabó. El gran cambio (Reino) está llegando. Cambien de vida y crean en la buena noticia” (cf.Mc 1,14): una transformación total de todas las relaciones entre los humanos y con la propia naturaleza.

Conocemos su fin trágico. Pasó por el mundo haciendo el bien (Mc 7,37; Hechos 10,39), curando a unos, devolviendo la vista a los ciegos, dando de comer a las multitudes y compadeciéndose siempre del pueblo pobre y sin rumbo en la vida. Los religiosos confabulados con los políticos lo prendieron, lo torturaron y lo asesinaron, crucificándolo.

Salgamos de estas “densas sombras” como dice el Papa Francisco en la Fratelli tutti. Volvamos la mirada clara al nacimiento de Jesús. Él nos muestra la forma como Dios quiso entrar en nuestra historia: anónimo y escondido. La presencia de Jesús no apareció en la crónica de Jerusalén ni mucho menos en la de Roma. Debemos aceptar esta forma escogida por Dios. Se realizó la lógica inversa a la nuestra: “todo niño quiere ser hombre; todo hombre quiere ser grande; todo grande quiere ser rey. Solo Dios quiso ser niño”. Y así sucedió.

Aquí resuenan los bellos versos del poeta portugués Fernando Pessoa:

“Él es el Eterno Niño, el Dios que faltaba.

Él es tan humano que es natural,

Él es lo divino que ríe y juega.

Es un niño tan humano que es divino”

Tales pensamientos traen a mi memoria a una persona de excepcional calidad espiritual. Fue ateo, marxista, de la Legión Extranjera. De repente sintió una conmoción profunda y se convirtió. Escogió el camino de Jesús, en medio de los pobres. Se hizo Hermanito de Jesús. Llegó a una profunda intimidad con Dios y lo llamaba siempre “el Amigo”. Vivía la fe según el código de la encarnación y decía: “Si Dios se hizo gente en Jesús, gente como nosotros, entonces hacía pipí, lloriqueaba pidiendo el pecho, hacía pucheros si tenía el pañal mojado”. Al principio le habría gustado más María, y después, crecidito, más José, cosa que los psicólogos explican en el proceso de la realización humana.

Fue creciendo como nuestros niños, observaba a las hormigas, tiraba piedras a los burros y, travieso, levantaba el vestidito a las niñas para verlas furiosas, como imaginó irreverentemente Fernando Pessoa en su bello poema sobre Jesús Niño.

Ese hombre, amigo del Amigo, “imaginaba a María acunando a Jesús para que durmiera porque de tanto jugar fuera se excitaba mucho y le costaba cerrar los ojos; lavaba los pañales en el balde; cocinaba la papa para el Niño y comidas mas fuertes para el trabajador, el buen José”.

Ese hombre espiritual italiano que vivió, muchas veces amenazado de muerte, en tantos países de América Latina y varios años en Brasil, Arturo Paoli, se alegraba interiormente con tales cavilaciones, porque las sentía y vivía como conmoción del corazón, de pura espiritualidad. Y lloraba con frecuencia de alegría interior. Era amigo del Papa que lo mandó a buscar con un coche a su pequeña ciudad a unos 70 km de Roma para pasar la tarde juntos y hablar de la liberación de los pobres y de la misericordia divina. Murió a los 103 años como un sabio y santo.

No olvidemos el mensaje principal de Navidad: Dios está entre nosotros, asumiendo nuestra condition humaine, alegre y triste. Es un niño quien nos va a juzgar, no un juez severo. Y este niño solo quiere jugar con nosotros y no rechazarnos nunca. Finalmente, el sentido más profundo de la Navidad es este: nuestra humanidad, un día asumida por el Verbo de la vida, pertenece a Dios. Y Dios, por peores que seamos, sabe que venimos del polvo y tiene con nosotros una misericordia infinita. Él nunca puede perder, ni va a dejar que un hijo o una hija suya se pierdan. Así que a pesar de la Covid-19 podemos vivir una discreta alegría en la celebración familiar. Que la Navidad nos dé un poco de felicidad y mantenga en nosotros la esperanza del triunfo de la vida sobre la Covid-19.

*Leonardo Boff es teólogo, filósofo y escritor y ha escrito Encarnación: la humanidad y la jovialidad de nuestro Dios, Vozes 2015 y Sal Terrae.

Traducción de M.ª José Gavito Milano

Preguntas para una reflexión de Navidad en pandemia

Víctor Codina. La pandemia nos ha absorbido tanto este año (contagios, mascarillas, enfermos, muertos, médicos, sanitarios, hospitales, confinamiento, cuarentena, crisis laboral, trabajo, clases y reuniones virtuales, vacunas…) que otras cuestiones han quedado oscurecidas y marginadas. Las conclusiones del Sínodo de la Amazonía y la bellísima carta Querida Amazonia de Francisco, han pasado muy desapercibidas.

Para ayudarnos a vivir con sentido la Navidad en este momento de pandemia, podemos dejarnos cuestionar y responder a las cuatro preguntas a las que el Sínodo de la Amazonía nos invita y que corresponden a los cuatro sueños de Francisco en Querida Amazonia: sueño social, sueño ecológico, sueño cultural y sueño eclesial.

1. Sueño y conversión social

¿Estamos dispuestos a trabajar y luchar por un mundo sin las hirientes desigualdades e injusticias sociales que existen entre países y dentro de cada país? ¿Nos dejamos interpelar por el clamor de los excluidos, de los pobres, de los insignificantes, de las mujeres, de los niños y ancianos abandonados, los emigrantes, los enfermos, los pueblos indígenas y de los hermanos sin techo?

2. Sueño y conversión ecológica

¿Conocemos la encíclica Laudato si’ y sus exigencias frente a una ecología integral, ya que el problema no es solo el cambio climático sino socioambiental? ¿Escuchamos el grito de la Tierra junto al grito de los pobres? ¿Estamos dispuestos a un tipo de vida más sencillo, sobrio, fraternal y compartido, y a renunciar al paradigma tecnocrático y machista, liberal y consumista que destruye nuestra casa común? ¿Nos examinamos sobre el pecado ecológico? ¿Qué iniciativas podemos proponer?

3. Sueño y conversión cultural

¿Absolutizamos nuestra cultura occidental moderna y postmoderna como la única válida? ¿Estamos abiertos al pluralismo cultural y religioso, al ideal del «vivir bien» de los pueblos indígenas? ¿Respetamos culturas y religiones de los migrantes que llegan a nuestro país?

4. Sueño y conversión eclesial

¿Estamos abiertos a una Iglesia en salida a las periferias sociales y existenciales, hospital de campaña que cura heridas, una Iglesia pobre y al lado de los pobres? ¿Queremos edificar una Iglesia Pueblo de Dios que camina hacia el Reino, una Iglesia no clerical ni patriarcal, sino de diálogo, escucha y discernimiento?

¿Estamos dispuestos a reconocer el protagonismo de los laicos que por el bautismo poseen la unción del Espíritu y respetamos los diversos carismas y ministerios eclesiales? ¿Mantenemos la tensión entre una iglesia que hace la eucaristía y una eucaristía que hace la Iglesia?

Los cristianos podemos responder contemplando el pesebre de un Dios que se ha hecho bebé para que podamos vivir humanamente, como hermanos y hermanas, en armonía con Dios, con la humanidad y con la naturaleza.


 

No hay comentarios: