Jesusen hitza

sábado, 3 de septiembre de 2016

Habibi (Cuento Ipuina)



La playa estaba preciosa a pesar de ser noviembre. Era sábado y mucha gente había salido a pasear por la orilla: algunos hacían ejercicios, otros corrían; incluso había quienes estaban jugando en la arena con su perro.

Ainhoa, acababa de recibir un cachorrillo como regalo de sus doce años y quiso ir a enseñarle el mar. Alegres, se pusieron a jugar a la pelota en la arena, pero al poco rato, el perrito se puso a correr en otra dirección y desapareció entre las rocas. Ainhoa le llamó dos veces pero fue inútil y, desolada, se puso a llorar sentada en una roca. Pasado el primer momento de desolación, poco a poco se incorporó y comenzó a andar en la dirección que había tomado su cachorrillo. Al fin lo encontró en una playa minúscula que se había formado entre las rocas. Le llamó. El perrito movió la cola contento pero no quiso moverse. Al acercarse al cachorro, Ainhoa vio algo raro: como un niño de corta edad boca abajo, con un pantalón azul, un niki rojo y zapatitos. Parecía ahogado.

Ainhoa se asustó y, después de volver a llamar a su perro y no obtener respuesta, fue corriendo a casa a contárselo a sus padres. Ellos, fueron a avisar al ertzaina del pueblo y los cuatro fueron al lugar e intentaron sacar al niño pero no pudieron, parecía como si estuviera amarrado a una fuerza misteriosa que le atraía hacia la arena.

La alarma fue cundiendo en el pequeño pueblo y todos quisieron ir a ver este hecho curioso, o este milagro. Nadie pudo mover al niño. Un gran círculo humano se formó en torno al pequeño como queriéndolo proteger de otras olas. Algunas personas mayores se pusieron a rezar espontáneamente y se hizo un gran silencio.

De pronto, apareció una pareja de desconocidos: jóvenes, parecían saharahuis, que se fue acercando al niño. La mujer, inclinándose hacia el pequeño, le dijo con una débil voz: “Habibi, hijo mío, cariño mío”.

La gente no sabía qué decir ni qué hacer, y, al poco rato, Habibi empezó a moverse, se dio lentamente la vuelta, se sentó en la arena y levantó los brazos hacia su madre.

María Dolores Lezama

 
Hondartza zoragarria zegoen azaroa izanik ere. Larunbata zen eta jende asko zebilen itsasertzean: batzuk ariketak egiten, beste batzuk korrikan; bazeuden ere txakur batzuk bere nagusiekin harearekin jolasten.

Ainhoak, bere hamabiko urtebetetzean txakur txiki bat eduki zuen opari bezala, eta hondartzara joatea nahi zuen, eta hala gertatu zen.

Oso pozik zeuden biak pilota batekin jolasten, baina bapatean txakurra galopan hasi eta desagertu zen atzartean.

Ainhoak bi aldiz deitu zion baina alperrik, eta negarrez hasi zen. Astiro, astiro, bertaratu zen eta han, hondartza txiki batean zegoen txakurra; beren aurrean umetxo bat itota.

Ainhoa beldurtu egin zen eta txakurrari deitu zion baina honek ez zuen nahi handik mugitu. Neska etxera itzuli zen bere gurasoei gertatutakoa kontatzera. 

Haiek herriko ertzainarekin joan eta umea hartu nahi  zuten baina ezin, harria bezala zegoelako.

Alarma ipini zuten   eta herri guztia hara joan zen mirari hura edo gauza arraro hura ikustera. Inork ez zuen umea mugitu eta batzuk otoitz egin zuten umearen alde.

Une honetan bikote bat agertu zen. Ezezagunak ziren, gizon eta emakume gazteak, saharaarrak edo irandarrak, ez zekiten zer ziren. Andreak, umea ikustean, negarrez hasi eta abots ahul batekin esan zuen: “Habibi, nire maitea”.
…………………..
Jendeak ez zekien   zer egin edo zer esan eta, bapatean, Habibi mugitzen hasi eta, poliki, poliki, altzatu zen eta bere amarengana joan.

María Dolores Lezama

No hay comentarios: