Arratiako KT Gabon Jaia Artean Clic en la imagen para + info

domingo, 18 de abril de 2021

Gizartearen muina, lan duina


 Arratiako Elizak be, bere apaltasunean, "Gizartearen muina, lan duina" kanpainan pare hartu dau, kalean eta parrokia batzutan. Gai honetan sakondu gura badozu, hona lagungarri errez batzuk...

A la luz de la Palabra de Dios y de la Doctrina Social de la Iglesia, valoramos la realidad del mundo del trabajo en Arratia, en nuestras casas...


 


El autor de la carta a los Hebreos, dirigida a cristianos que provenían del judaísmo, hace memoria de todos los profetas y patriarcas que les precedieron y de los trabajos que tuvieron que soportar para ser fieles a la ley de Dios y les exhorta con estas palabras:

 

Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que nos asedia, y corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios. Fijaos en aquel que soportó tal contradicción de parte de los pecadores, para que no desfallezcáis faltos de ánimo. No habéis resistido todavía hasta llegar a la sangre en vuestra lucha contra el pecado.

 

San Juan en su evangelio, da fe de una crisis que sufrieron los discípulos de Jesús a cuenta de unas declaraciones suyas en las que afirmaba que comulgando con su vida - comiendo su carne y bebiendo su sangre - es como se vive una vida verdadera.

 

En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.(…) Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él. Jesús dijo entonces a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?» Le respondió Simón Pedro: «Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna, y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.» (Jn 6,53, 66-69)

 

Jesús, con dos ejemplos sencillos tomados de la vida del campo que él tan bien conocía, enseña a sus discípulos y a la gente que le seguía, cómo se construye una sociedad justa y digna para todos, tal como la quiere Dios; un mundo más humano, el Reino de Dios que él anunciaba.

 

El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega. Decía también: ¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra;          pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra. (Mc 4, 26-32)

 

El Papa Francisco en un discurso que dirigió a los participantes en el II Congreso Internacional de la Acción Católica Italiana el 24/07/2017 decía:

 

Históricamente la Acción Católica ha tenido la misión de formar laicos que asuman su responsabilidad en el mundo. Hoy, concretamente, es la formación de discípulos misioneros (…) Es imprescindible que la Acción Católica esté en las cárceles, los hospitales, en la calle, las villas, las fábricas. Si no es así, va a ser una institución de exclusivos que no le dice nada a nadie, ni a la misma Iglesia (…) Compartir la vida de la gente y aprender a descubrir por dónde van sus intereses y sus búsquedas, cuáles son sus anhelos y heridas más profundas; y qué es lo que necesitan de nosotros. Esto es fundamental para no caer en la esterilidad de dar respuestas a preguntas que nadie se hace. Los modos de evangelizar se pueden pensar desde un escritorio pero después de haber andado en medio del pueblo y no al revés.

 

ACTUAR

 

¿Podemos pensar en alguna acción sencilla, posible, evaluable... para vivir y difundir esta campaña en nuestro ambiente: trabajo, familia, casa, amigos, parroquia?

No hay comentarios: