Garizuma 2020

miércoles, 28 de agosto de 2019

Helder Camara: 5 otoitz 3 oraciones

Hogei urte Helder Camara, Brasilgo artzapezkiku hau, hil zala, pobreen eta ebanjelioaren defendatzaile sutsua. Hona 5 otoitz berak eginak eta Frei Bettoren gogoeta.
A los 20 años de la muerte de Helder Camara, arzobispo brasileño, defensor de los pobres y el evangelio, traducimos cinco oraciones suyas y recuperamos un artículo de Frei Betto.





1/ Abiatu, bidean
Abiatzea, norberagandik
Urtetzea da, batez ere.
Gure norberaren nian
preso euki gura gaituan
egoismoaren koraza birrindu.

Abiatzea, norberaren inguruan
jira-biraka ibiltzea iztea da.
Hori izango balitz
munduaren eta bizitzaren erdigunea.
Abiatzea da, bere parte garen mundu txiki horren
arazo multzoan ixten ez iztea.

Bere garrantzia izanik ere
handiagoa da gizateria.
Eta hari serbidu behar deutsagu.
Abiatzea ez da kilometroak iruntsitea,
itsasoak zeharkatzea
edo abiadura supersonikoak lortzea.
Batez ere,
besteengana zabaltzea da,
aurkitzea, euren bila joatea.

Beste ideia batzuetara zabaltzea da,
gure ideien kontrakoak izanik ere.
Ibiltari onaren itxurea izatea da.

2/ Bizitzeko arrazoiak

Bizitzeko hamaika arrazoi badaukazu,
bakarrik sentitzea itxi badozu,
kantatzeko gogoaz izartu bazara,
danak egiten badeutsue berba
-bideko harriak
zein zeruko izarrak,
narras dabizan ipurtargiak
zien itsasoko errege arrainak-,
haizea aditzen badozu
eta isiltasuna entzun,
pozarren zoratu zaitez!

Maitasuna bidelagun dozu,
zure lagun,
zure senide…




3/ Erratu ete naz, Jauna?


Erratu ete naz Jauna?
Tentaldia ete da
Zuk gero eta gehiago eskatzen deustazula
beharrezkoa dala joatea iragarten
zure presentzia Eukaristikotik
zure beste presentziara igaro behar dogula,
hori bezain erreala,
pobrearen Eukaristian?

Eztabaidatuko dabe teologoek.
Hamaika berezitasun aldarrikatuko…
Zoritxarrekoa Zugan janaritu ostean
gero ez badaukaz begiak zabalik zu aurkitzeko
janari bila sastarren artean
eta leku guztietatik kanporatua,
baldintza latzetan bizitzen,
segurtasun falta osoan…


4/ ZURE BAKEA


Zatoz, Jauna,
Ez egin irripar, gure artea zaudela esanaz!
Ezagutzen ez zaituztenak milioika dira!
       Eta zer balio du ZU ezagutzeak?
       Zertarako balio du
       Zu gure hartera etortzeak,
       Gure bizitza berdin baldin badoa?
Alda gaitzazu,
Berri gaitzazu.
Zure mezua gure haragi egin dadin,
                    gure odolaren odol egin dadin,
                    gure bizitz arrazoi izan dadin.
Konzientzia paketsu batetan bizitzetik
atera gaitzazu!
Zure mezua izan bedi guretzat
Eskakizun haundikoa,
Inkomodoa...
                     horrela bakarrik ekarriko bait digu
                                          bake sakona,
                                                       bestelako bakea,
                                          zure bakea!


6/ ZUZEN EZAZU, JAUNA, NIRE BEGIRADA

Zerorrek jar dezazunean
nire sinemena frogapean
eta lainoperik estuenean
ibileraz nazazunean,
nire aurrean egia guztia ezabaturik
nahiz eta nire oinak zalantza egin,
egizunire begirada,
lasai-argitsua,
nirekin zaramatzadanaren
eta baketan nagoenaren
aitormen bizi izan dadin.

Zerorrek jar dezazunean
nire ustea frogapean
haizea kutsatzen joan dakidan
utziz,
eta nire oinpean lurra
arrakaltzen dagoenaren usteak
zentzugabe nazanean,
nire begiradak denei gogora diezaiela,
ez dagoela inor
ez dela ezer
Zugandik ni apartatzeko
indarrik duenik,
Zeugan bait gabiltza,
Zeugan bait dugu arnasa hartzen,
Zeugan bait gara izan...

Eta Zerorrek noizbait
uzten baldin baduzu
gorrotoak ni ziprinztintzea,
eta niri lakioak jartzea,
eta nire asmoak okertzea,
zure Semearen begiradak
banan dezala
nire begien ordez
baretasun eta maitasuna.
 

 




1/ Partir, en camino
Partir es, ante todo,
salir de uno mismo.
Romper la coraza del egoísmo
que intenta aprisionarnos
en nuestro propio yo.
Partir es dejar de dar vueltas
alrededor de uno mismo.
Como si ese fuera
el centro del mundo y de la vida.
Partir es no dejarse encerra
en el círculo de los problemas
del pequeño mundo al que pertenecemos.
Cualquiera que sea su importancia,
la humanidad es más grande.
Y es a ella a quien debemos servir.
Partir no es devorar kilómetros,
atravesar los mares
o alcanzar velocidades supersónicas.
Es ante todo
abrirse a los otros,
descubrirnos, ir a su encuentro.
Abrirse a otras ideas,
incluso a las que se oponen a las nuestras.
Es tener el aire de un buen caminante.

2/ Razones para vivir
Si tienes mil razones para vivir,
si has dejado de sentirte solo,
si te despiertas con ganas de cantar,
si todo te habla
–desde las piedras del camino
a las estrellas del cielo,
desde las luciérnagas que se arrastran
a los peces, señores del mar–,
si oyes los vientos
y escuchas el silencio,
¡exulta!
El amor camina contigo,
es tu compañero,
es tu hermano…

3/ ¿Me equivoco, Señor?
¿Me equivoco Señor?
¿Es una tentación pensar que
Tú me urges cada vez más
a ir anunciar que es necesario
pasar de la presencia Eucarística a tu otra presencia,
tan real como ésta,
en la Eucaristía del pobre?
Los teólogos discutirán.
Invocarán mil distinciones …
Pero desgraciado del que se alimenta de Ti
y luego no tiene los ojos abiertos para descubrirte
buscando tu alimento en las basuras
y expulsado de todas partes,
viviendo en condiciones infrahumanas,
bajo el signo de una total inseguridad…


El santo Monseñor Helder Camara

Abril, 2015

Roma autorizó este mes a la arquidiócesis de Olinda y Recife iniciar el proceso que podría llevar a la Iglesia Católica a reconocer y dar culto a Dom Helder Camara (1909-1999) como santo.

Le conocí cuando era obispo auxiliar de Rio de Janeiro, a comienzos de la década de 1960. Hombre de muchos talentos, se encargaba también de la Acción Católica, movimiento que agrupaba el llamado A, E, I, O, U (JAC, JEC, JIC, JOC, JUC).

Además de los años en que participé en la dirección nacional de la Acción Católica, conviví con Dom Helder durante su último período de vida; cada año yo daba una charla en Recife, en la Semana Teológica. Y nunca dejaba de visitarlo en la iglesia de las Fronteras, donde residía él.

Hombre de baja estatura y frágil, tenía curiosas características: apenas se alimentaba. Comía como un pajarito. Y tenía un extraño horario de sueño: se acostaba hacia las once, se levantaba a las dos de la madrugada, se sentaba en una silla-balancín y se entregaba a la oración. Era, según decía él mismo, su “momento de vigilia”. Rezaba hasta las cuatro, dormía otra hora y se levantaba para celebrar la misa.

En la década de 1960 Dom Helder encabezó en Rio de Janeiro la Cruzada San Sebastián, proyecto de desfavelización creado por él. No cuajó; lo cual le llevó a combatir las causas de la pobreza.

De espíritu amigable, allá donde iba juntaba a la gente en torno de él. Fue quien originó la CNBB, inventando las conferencias episcopales, y el CELAM, el consejo de los obispos de América Latina.

Esos organismos, que en cierta forma descentralizaron la Iglesia romana, salieron de la cabeza del obispo que, para desgracia de los militares golpistas, fue nombrado arzobispo exactamente en 1964. El Papa lo nombró para Sao Luis, pero días después le transfirió a la arquidiócesis de Olinda y Recife, en la que permaneció hasta su muerte.
Durante el Concilio Vaticano II (1962-1965) lideró el Pacto de las Catacumbas, por el que innumerables obispos se comprometieron con la “opción por los pobres”, dando origen a esa porción de obispos que más tarde se identificarían con la Teología de la Liberación. Nominado en 1972 para el Premio Nobel de la Paz, Dom Helder no ganó el premio por dos razones: primero por presión del gobierno Médici. La dictadura se hubiera visto muy cuestionada en su imagen al exterior en caso de que hubiese ganado. Incluso dentro del Brasil Dom Helder era considerado “persona non grata”. Censurado, nada de lo que el “obispo rojo” hablaba era reproducido o señalado por los medios del país.

La otra razón: los celos de la Curia Romana. Esta consideraba una falta de delicadeza, por parte de la comisión noruega del Nobel, el conceder a un obispo del Tercer Mundo un premio que antes debiera dársele al papa…
El gobierno militar, temiendo que le pasara algo a Dom Helder y la culpa recayera sobre la dictadura, envió delegados de la Policía Federal a ofrecerle protección. Dom Helder contestó: “No necesito de ustedes, ya tengo quien cuide de mi seguridad”. “Pero usted no puede tener escoltas privados. Para tenerlos es necesario registrarse en la Policía Federal. Debemos de conocerlos nosotros y autorizar el uso de armas. ¿Quién cuida de su seguridad?” Dom Helder replicó: “Son tres personas. Pueden anotar: Padre, Hijo y Espíritu Santo”. Incomodaba al gobierno el ver desmoralizada por Dom Helder la imagen que la dictadura quería proyectar del Brasil en el exterior. Él siempre resaltaba que, si el gobierno deseara probar que él mentía, entonces que abriera las puertas del país a fin de que comisiones internacionales de derechos humanos vinieran a investigar, como hizo la dictadura de Grecia.
El golpe más cruel que la dictadura le dio a Dom Helder fue el brutal asesinato de su asesor para la juventud, el P: Antonio Henrique Pereira Neto, de 29 años, en marzo de 1969, en Recife.

Dom Helder solía repetir: “Si hablo de los hambrientos, todos me llaman cristiano; si hablo de las causas del hambre, me llaman comunista”.
 


No hay comentarios: