Gora Zu gure Jauna gora!

domingo, 2 de septiembre de 2018

Papa Francisco: defender la Madre Tierra Lur Ama defendatu


Ama Lurra defendatu

Danon etxea, lurra, kontrol barik indarrez lapurtua da, hondatua eta iraindua da. Bere defentsan koldarrak izatea pekatu larria da. Nazioarte mailan, eten barik ospatzen dira batzar nagusiak emoitza argi barik. Jokatzeko agindu argia dago baina ez da beteten. 

Ezin da onartu interes global batzuk, globalak bai baina ez unibertsalak, guztiontzakoak, danon gainetik ezartzea: estatuen gainetik, nazioarteko erakundeen gainetik, eta holan kreazioa desegiten jarraitu dagien ezin da onartu. Herriak eta mugimenduak, bakebidez baina ekinean, oihu egin behar dabe, mogidu, eskatu neurri egokiak hartzea. Nik eskatzen deutsiet, Jainkoaren izenean, zaindu Ama Lurra. Honi buruz argi egin dot berba Gora zu Jauna! nire entzikikan.

Baina izan daigun argi humanidadearen etorkizuna ez dagoela bakarrik agintari nagusi, potentzia nagusi eta eliteen esku. Herrien esku dago, batez ere. Antolatzeko euren ahalmenean eta, baita, apaltasun eta erabakitasunez indartzen daben aldaketa prozesu honetan. Nire laguntza dozue. Esan daigun batera eta bihotzez: familiarik ez etxe barik, nekazarik ez lur barik, langilerik ez  eskubide barik, herririk ez burujabetasun barik, pertsonarik ez duintasun barik, umerik ez haurtzaro barik, gazterik ez aukera barik, zaharrik ez zahartzaro beneragarri barik,. Jarraitu zuen borrokagaz eta, mesedez, jagon Ama Lurra. Zuen alde otoitz egiten dot,  zuekin otoitz egiten dot, eta gure Aita Jainkoari zuek bedeinkatzea eskatzen deutsat maitasunez, bidean babestuz, eta esperantzaz indartuz. Zuek ere egin otoitz nire alde.




La tercera tarea, tal vez la más importante que debemos asumir hoy, es defender la Madre Tierra.


La casa común de todos nosotros está siendo saqueada, devastada, vejada impunemente. La cobardía en su defensa es un grave pecado. Vemos con decepción creciente como se suceden una tras otra cumbres internacionales sin ningún resultado importante. Existe un claro, definitivo e impostergable imperativo ético de actuar que no se está cumpliendo. No se puede permitir que ciertos intereses –que son globales pero no universales– se impongan, sometan a los Estados y organismos internacionales, y continúen destruyendo la creación. Los Pueblos y sus movimientos están llamados a clamar, a movilizare, a exigir –pacifica pero tenazmente– la adopción urgente de medidas apropiadas. Yo les pido, en nombre de Dios, que defiendan a la Madre Tierra. Sobre éste tema me expresado debidamente en la Carta Encíclica Laudato si’.


4. Para finalizar, quisiera decirles nuevamente: el futuro de la humanidad no está únicamente en manos de los grandes dirigentes, las grandes potencias y las élites. Está fundamentalmente en manos de los Pueblos; en su capacidad de organizar y también en sus manos que riegan con humildad y convicción este proceso de cambio. Los acompaño. Digamos juntos desde el corazón: ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ningún pueblo sin soberanía, ninguna persona sin dignidad, ningún niño sin infancia, ningún joven sin posibilidades, ningún anciano sin una venerable vejez. Sigan con su lucha y, por favor, cuiden mucho a la Madre Tierra. Rezo por ustedes, rezo con ustedes y quiero pedirle a nuestro Padre Dios que los acompañe y los bendiga, que los colme de su amor y los defienda en el camino dándoles abundantemente esa fuerza que nos mantiene en pie: esa fuerza es la esperanza, la esperanza que no defrauda, gracias. Y, por favor, les pido que recen por mí.

No hay comentarios: