Berrogei egun

lunes, 21 de marzo de 2022

Aita on baten tragedia La tragedia de un padre bueno Jose Antonio Pagola

 


Egungo exegeta batzuek tradizioz «seme hondatzailearena» esan izan zaion parabola irakurtzeko beste bide bat urratu dute; aita baten tragedia ikusi dute parabola horretan: bere semeekiko maitasun sinestezina eta guzti, ezin lortu izan du familia batu bat eraiki. Horixe izango litzateke, Jesusen arabera, Jainkoaren tragedia.

Seme gazteenaren jarduera «barkaezina» da. Hildakotzat eman du bere aita eta dagokion senipartea eskatu du. Horrela, etxeko solidaritatea hautsi du, hankaz gora bota du familiaren ohorea eta arriskuan jarri du beronen geroa, lurrak banatzera behartuz. Entzuleak eskandalizaturik gelditu bide ziren ikustean, aitak, semearen arrazoi-eza errespetatuz, bere ohore eta aginpide propioak arriskuan ipini zituela. Zer aita-mota da hau?

Gaztea, goseak eta umilazioak jorik, etxera itzuli denean, berriro txundiarazi du jendea aitak. «Hunkiturik», bidera irten zaio eta biziki besarkatu du guztien aurrean. Alde batera utzi du bere duintasun propioa, barkazioa eskaini dio gazteari, bera errudun agertu aurretik, seme-ohorea itzuli dio, auzokoen ukapenetik babestu eta jai bat antolatu du guztientzat. Noizbait ere familian bizi ahalko dira era duin eta zoriontsuan.

Tamalez seme nagusia falta da, biziera zuzen eta eratua daraman gizona, baina bihotz gogor eta erresumindukoa. Etxeratzean, guztien aurrean umilarazi du aita, anaia suntsitu nahia azaldu du eta ez du jaian parte hartu nahi. Izatekotan ere, «bere adiskideekin» egingo luke jai, eta ez aitarekin eta anaiarekin.

Aita irten zaio hari ere bidera eta aita bezala duen desirarik sakonena agertu dio: bere semeak mahai berean ikustea, jai-otordua adiskidetsuki partekatuz, aurkaritza, gorroto eta gaitzespen guztiak gaindituz.

Gerlak aukari egindako herriak, terrorismo itsuak, politika solidaritate gabeak, bihotz gogortukoen erlijioak, goseak jotako lurraldeak… Inoiz ez dugu partekatuko Lurra era duin eta zoriontsuan, jartzen ez bagara elkarri begira Jainkoaren maitasun gupidatsuaz. Begiratu berri hau da, Jesusen jarraitzaileok munduan gaur txerta genezakeen gauzarik inportanteena.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Garizumako 4. igandea – C (Lukas 15,1-3.11-32)

LA TRAGEDIA DE UN PADRE BUENO

Exegetas contemporáneos han abierto una nueva vía de lectura de la parábola llamada tradicionalmente del «hijo pródigo», para descubrir en ella la tragedia de un padre que, a pesar de su amor «increíble» por sus hijos, no logra construir una familia unida. Esa sería, según Jesús, la tragedia de Dios.

La actuación del hijo menor es «imperdonable». Da por muerto a su padre y pide la parte de su herencia. De esta manera rompe la solidaridad del hogar, echa por tierra el honor de la familia y pone en peligro su futuro al forzar el reparto de las tierras. Los oyentes debieron de quedar escandalizados al ver que el padre, respetando la sinrazón de su hijo, ponía en riesgo su propio honor y autoridad. ¿Qué clase de padre es este?

Cuando el joven, destruido por el hambre y la humillación, regresa a casa, el padre vuelve a sorprender a todos. «Conmovido» corre a su encuentro y lo besa efusivamente delante de todos. Se olvida de su propia dignidad, le ofrece el perdón antes de que se declare culpable, lo restablece en su honor de hijo, lo protege del rechazo de los vecinos y organiza una fiesta para todos. Por fin podrán vivir en familia de manera digna y dichosa.

Desgraciadamente falta el hijo mayor, un hombre de vida correcta y ordenada, pero de corazón duro y resentido. Al llegar a casa humilla públicamente a su padre, intenta destruir a su hermano y se excluye de la fiesta. En todo caso festejaría algo «con sus amigos», no con su padre y su hermano.

El padre sale también a su encuentro y le revela el deseo más hondo de su corazón de padre: ver a sus hijos sentados a la misma mesa, compartiendo amistosamente un banquete festivo, por encima de enfrentamientos, odios y condenas.

Pueblos enfrentados por la guerra, terrorismos ciegos, políticas insolidarias, religiones de corazón endurecido, países hundidos en el hambre… Nunca compartiremos la Tierra de manera digna y dichosa si no nos miramos con el amor compasivo de Dios. Esta mirada nueva es lo más importante que podemos introducir hoy en el mundo los seguidores de Jesús.

José Antonio Pagola

4 Cuaresma – C (Lucas 15,1-3.11-32)

No hay comentarios: