Jesusen hitza

jueves, 24 de diciembre de 2020

A Dios rogando... y con esta Iglesia contando

  


   Basta una fácil consulta a la historia diocesana para constatar que, desde el tiempo de D. Antonio Añoveros, el procedimiento seguido para el nombramiento de nuestros sucesivos obispos ha sido protestado por un sector amplio y significativo de personas y grupos diocesanos. El motivo de la crítica nunca ha sido la persona finalmente designada, como algunos suelen afirmar para evitar entrar al tema eclesial de fondo, y prueba de ello es que la protesta se ha venido manifestando antes de conocer su identidad. Lo que todavía hoy sigue resultando indignante es el  proceso mismo de discernimiento, y lo es porque ningunea a la Iglesia de Bizkaia en sus instituciones de comunión, como lo son, por ejemplo, los Consejos Pastoral y Presbiteral, cuya opinión ni siquiera se ha preguntado. Por otra parte, las consultas individuales, pilotadas por el Nuncio de turno, se prestan a la manipulación, el oscurantismo y el sesgo ideológico.

    Nuevamente nos encontramos en tiempo de "consultas individuales y secretas" para nombrar el próximo obispo tras la marcha de D. Mario Iceta. Y nuevamente hemos de protestar porque se nos trata como a niños, dócilmente silenciosos, sin poder expresar nuestra opinión, puesto que ya están en ello quienes de verdad creen saber qué es lo que nos conviene. Con esta forma de proceder se ofende nuestra común dignidad bautismal y se nos niega nuestra madurez como fieles adultos de esta Iglesia local. Vuelve a ser herida la sinodalidad, señal fundamental de identidad eclesial, cuyo primer principio es que "lo que afecta a todos ha de ser tratado por todos".

    Es cierto que hay quienes, en esta circunstancia concreta, prefieren callar. Reconocen que en anteriores nombramientos episcopales también ellos protestaron, pero ahora estiman que el silencio podría ser la mejor ayuda para que salga finalmente designado como obispo Joseba Segura, el candidato que mejor valoran. 

    Otros piensan que habida cuenta de la apuesta pública e insistente de D. Mario Iceta por D. Joseba Segura como nuevo obispo de Bilbao, no ven oportuno ningún otro gesto público por parte de personas, grupos eclesiales e instituciones diocesanas reivindicando participar en el nombramiento del nuevo obispo diocesano. La injerencia de D. Mario, cuando menos desafortunada, ¿no será señal de que todo está ya decidido? 

    Por nuestra parte manifestamos abiertamente nuestra protesta por el "cómo", el procedimiento, de las consultas en marcha, independientemente de que el designado sea D. Joseba u otra persona. 

    Por convicción publicamos esta nota en coherencia con lo que tantas otras veces hemos manifestado. Al mismo tiempo se la trasladamos al Sr. Nuncio, como se hizo también en anteriores ocasiones.

    Resulta triste y ridículo que se envíe ahora a las parroquias un “material de catequesis en torno al ministerio episcopal en la Iglesia local diocesana y una oración para pedir por la elección del nuevo obispo”. ¿Querrán pedirnos “silencio y oración pero nada de opinión”? Nosotros preferimos el clásico “a Dios rogando y con esta Iglesia contando”.

    En este sentido invitamos a todos los cristianos y cristianas de la Diócesis de Bilbao que lo deseen, así como a los consejos, coordinadoras, movimientos y otras realidades eclesiales de Bizkaia, a manifestarse al respecto, bien sea facilitando el perfil que debiera presentar el nuevo obispo, bien sea indicando nombres de posibles candidatos tanto a los vicepresidentes del Consejo Pastoral Diocesano y del Consejo del Presbiterio por medio de la Secretaría General del Obispado (idazkaria@bizkeliza.org), como, directamente, a la Nunciatura Apostólica en España (nunap@nunciaturapostolica.es). 

 

Bilbao, 24/12/2020

 

BIZKAIKO ABADEEN FOROA - FORO DE CURAS DE BIZKAIA.

No hay comentarios: