Jose Angel Agirre Camerundik

viernes, 18 de diciembre de 2020

Erdu Te invito: Caritas Arratiaren kanpaina asteburu honetan


Elkar zaintzen duten familiak
Familias que se cuidan

Kanpaina honetan, nabarmendu nahi dugu zein garrantzitsua den familia gure harreman, lotura eta zaintzarako. Familia funtsezkoa da, eta hala ikusi dugu krisi sasoi honetan. Familiak handitu egin dira, jendea gertu egon baita auzoko jendeari laguntzeko: nagusiei, desgaitasunen bat dutenei, lanera joan beharra izan dutenei,


Jesusek jendea maitatu eta zaintzera animatzen gaitu; baina ez soilik senide eta lagunak. Ezagutzen ez ditugunak ere zaindu behar ditugu. Izan ere, “Maite zaituztetenak bakarrik maite badituzue, zer esker on zor zaizue?” (Lucas 6:32).

Aurten Gabonak egoera zail eta gogor baten erdian helduko zaizkigu. Pandemia hau biktima asko uzten ari da, zentzu guztietan, baina guk itxaropenez hartu nahi dugu sasoi hau, betiko moduan, datorren urteak dakarren ziurgabetasunari aurre egiteko. Aurten distantzia mantentzeko eskatzen ari dira, ez elkartzeko, beste pertsona batzuekin ospakizunik ez egiteko, musurik ez emateko… beraz, inoiz baino kontzienteago izan behar dugu daukagunaz, eta eskerrak eman: Bizitza, alaitasuna eta itxaropena partekatu. Argia izan behar dugu, eta familia moduan aurrera egin, Jainkoaren ondoan.

Familias que se cuidan

En esta campaña ponemos el foco en la importancia del ámbito de la familia como espacio de relaciones de vinculación y de cuidado. La familia es un pilar fundamental y lo hemos visto en este tiempo de crisis por la pandemia donde las familias han crecido con los vecinos y vecinas mayores que no podían salir a la calle, con las personas discapacitadas, con las que tenían que ir a trabajar y tenían personas a su cargo o las que no llegaban a final de mes.
Jesús nos invita no solo amar y cuidar a las personas que conocemos; a nuestra familia, amistades…sino también a las que no conocemos “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?” (Lucas 6:32).

Esta navidad, que nos llega en medio de la adversidad de estar viviendo una pandemia que ha dejado víctimas en muchos sentidos, se vislumbra como esperanza ante la incertidumbre de lo que deparará el nuevo año. Una Navidad en la que se nos pide distancia, que no nos juntemos, qué no celebremos con otras personas, que no nos abracemos, que no nos besemos… más que nunca, debemos celebrar y agradecer por lo realmente importante: compartir la vida, la alegría y la esperanza. Debemos ser luz y seguir caminando como una sola familia en compañía del Dios cercano y fraterno.

 

No hay comentarios: