Gora Zu gure Jauna gora!

sábado, 15 de junio de 2013

Sabía afrontar las crisis... por Dolores Aleixandre

“Igual a nosotros en todo, menos en el pecado”. Esa afirmación clásica sobre Jesús ( Cf Hb 4,15) ¿quiere decir que vivió fracasos y crisis semejantes a los nuestros? Por supuesto que sí. ¿Y que pasó por momentos de desaliento y desánimo? También. ¿Y que “tiró la toalla” y se hundió en la desesperación?


No hay más que acercarse al Evangelio para darse cuenta de que no: ni las dificultades, ni los conflictos, ni las traiciones y persecuciones consiguieron hundirle, silenciarle o hacerle emprender la huída. Pero vivió, lo mismo que nosotros, sujeto a la incertidumbre y la perplejidad: en contraste con la autoridad de sus palabras, parecía ignorar los cómos y los cuándos de la llegada del Reino que anunciaba y, al no dominar el futuro, vivía referido constantemente a Otro que le señalaba el camino y cuyo rostro buscaba incansable durante las noches y las madrugadas de oración.

Tuvo que encajar las preguntas de los que le rodeaban: ¿tenía sentido dedicarse a tantas las causas perdidas, desvelarse por personas o grupos no cualificados ni rentables, carentes de influencia y de significación social o religiosa, desprovistos de posibilidades de futuro? Dedicar tanto tiempo a enfermos, mujeres, niños, publicanos, extranjeros..., a los sectores marginales de la sociedad, ¿no suponía un innecesario desgaste de esfuerzos y de energías? ¿Por qué aquella elección de discípulos, tan mal aconsejada, que reclutaba a pescadores y recaudadores de impuestos y prescindía de un escriba, del prestigio intachable de un fariseo, del poder de un saduceo o de la rectitud y el ascetismo de un esenio? ¿Por qué optar por “ comportamientos débiles” : no apagar la mecha vacilante ni quebrar la caña cascada; dejarse persuadir por la insistencia de una mujer pagana; subir decididamente a Jerusalén al encuentro del conflicto y confesar luego, desvalidamente, su miedo a morir...?

También llegaron las crisis: la primera hizo su aparición con la detención y asesinato de Juan el Bautista. El profeta del desierto había levantado muchas expectativas a su alrededor y la radicalidad sus planteamientos había puesto en pie la esperanza de mucha gente. Jesús, que debió moverse al principio en círculos próximos a él, da testimonio sobre Juan con enorme admiración. Su arresto fue el punto de inflexión de la vida pública de Jesús y fue precisamente aquella crisis la que dio comienzo a su predicación en Galilea y a su anuncio de la llegada del Reino.

Pero fue en su tierra donde probó por primera vez el sabor del fracaso y aprendió amargamente lo que significaba que la semilla de su palabra cayera en el pedregal lleno de zarzas de los que no estaban dispuestos a cambiar.

Decidió entonces subir a Jerusalén. Abrigaba la esperanza de acoger bajo sus alas a la ciudad, como una gallina protege a sus polluelos, pero allí tenía en contra a todos los poderes, tanto el romano como el judío, y le estaban acechando para derribar por tierra sus proyectos y sus sueños.

Le quitaron todo, pero no pudieron arrebatarle lo mejor que había en él: aquel amor que nunca se retiraba, capaz de llamar “amigo” al traidor que venía a prenderle. Y aquella confianza sin límites que le hizo abandonar toda su existencia fracasada y rota en las manos del Padre y dejar que fuera Él quien se encargara de hacer fecundo el grano de trigo de su vida enterrado en la tierra.

De la Revista “Humanizar” de los Padres Camilos

No hay comentarios: