Jesusen hitza

jueves, 14 de julio de 2022

El centenario órgano de la parroquia de Zeanuri va a recuperar todo su esplendor.

 


Una noticia de Susana Martín en el DEIA de ayer.

La parroquia de Zeanuri restaura el órgano

Las parroquias de Arratia disponen de hermosos órganos. El de Zeanuri, inaugurado el 15 de agosto de 1910, costó 15.000 pesetas, un maravilloso Lope-Alberdi. El del Areatza es también un Lope-Alberdi, inaugurado el primero de agosto de 1913. El de Bedia y el de Artea están recientemente restaurados. En Lemoa, Dima e Igorre también hay órganos.

El órgano de la parroquia de Zeanuri fue construido en Barcelona en el año 1910 por Lope Alberdi, costeado por la parroquia, que pagó 15.000 pesetas de la época, e inaugurado el 15 de agosto de 1910. Se trata de un órgano romántico con dos teclados de 56 notas cada uno, más un pedalero de 27 notas que funciona en su totalidad por transmisión mecánica. Una auténtica joya, lo mejorcito del constructor, junto a los construidos para la parroquia de San Trokaz de Abadiño y la de San Bartolomé de Areatza-Villaro, estrenado el año 1913.

El órgano ha sido considerado desde siempre  como la “orquesta sinfónica del pueblo”, ya que para la gente de los pequeños municipios era la única opción de escuchar tantos instrumentos musicales —ya que el órgano tiene la capacidad de imitar el timbre de diferentes instrumentos musicales— sin salir de la localidad, a la que nunca llegaban las orquestas sinfónicas, por falta de costumbre y presupuesto.

                     Al cumplir 100 años se realizó una importante labor de puesta al día, pero como sucede en todas estas obras centenarias, es preciso realizar una restauración integral en profundidad. Po todo ello, este mes de julio, a punto de cumplir sus primeros 112 años, podemos decir que él Lope Alberdi de Zeanuri va a entrar en “cuidados intensivos”. La empresa “A. Turanzas Organeros” se va a encargar de la restauración. Algunas labores se llevarán a cabo en la misma parroquia. Para otros trabajos, los distintos elementos se llevarán al taller de la empresa, sito en Igorre, para una restauración minuciosa.

                     Su  compromiso es no introducir ninguna modernización ni materiales distintos a los utilizados en su construcción original. Se utilizarán pieles y maderas de la misma naturaleza y especie que las originales. Se trabajara en la caja y fachada, en la consola, el teclado, transmisión de notas y registros, los secretos, fuelles, motor-ventilador, porta vientos y tubería, para una posterior afinación.

                     El órgano de la parroquia ha acompañado a cientos de vecinos de Zeanuri en la alegría de los bautizos, a despedir a los difuntos, ha acompañado bodas, las misas dominicales, conciertos del coro del pueblo, etc. Un joven de 112 años que va a tomar un respiro de diez meses, tiempo estimado de la restauración, para  regresar con 113 años en plenitud de forma musical.

                     El presupuesto de la restauración llega a casi ochenta mil euros, que los costeara la parroquia, aunque será bien venida cualquier ayuda de particulares o instituciones.

El constructor del órgano

Lope Alberdi Rekalde (1869-1948) organero vizcaíno nacido el 25 de septiembre de 1869 en Gautegiz de Arteaga. Sus padres, tenían una pequeña Fonda a la que al parecer solían ir tropas carlistas. En esta fonda, situada en el camino que lleva al castillo de la Emperatriz Eugenia, se hospedó Aquilino Amezua durante el montaje del órgano de la parroquia de Gauteguiz. Al parecer, según algunos testimonios de familiares de Alberdi, Aquilino se fija en él por lo ingenioso y hábil que era, y lo incorpora a su grupo de operarios que estaban en ese momento montando el órgano de la parroquia. A la edad de 15 años y con el permiso de sus padres, Amezua se lo lleva a Barcelona a trabajar con él. Con solo 22 años, ya como jefe de taller, es enviado a Filipinas a montar algunos instrumentos. Con 23 años contrae matrimonio en Barcelona con la joven duranguesa residente en aquella ciudad, Doña Dolores Aguirrezabal. De esta unión nacerían ocho hijos de los que mencionaremos a uno de ellos por su relación con la música, el compositor de música sacra Don Antonio Alberdi Aguirrezabal. El diario Euskadi, de la época, habla de Alberdi como un hombre de vida austera, puritana, consagrado a la familia y de espíritu conservador. Alberdi se separa de Aquilino Amezua en los primeros años del s. XX instalando sus talleres en el Paseo de Gracia 126. El primer instrumento que aparece bajo la firma “Lope Alberdi y CIA.” es el órgano construido para el Monasterio de la Santísima Trinidad (MM. Clarisas) de Bergara (Gipuzkoa) inaugurado en 1902, Tras una larga trayectoria profesional tanto nacional como internacional, con más de 80 órganos construidos, Lope Alberdi fallece el 20 de marzo de 1948 a los 79 años de edad en la Ciudad Condal.


No hay comentarios: