Abenduko kanta: Belenen jaio jaku

sábado, 25 de septiembre de 2021

Sinodoa eta Batzar Nagusia Sínodo y Asamblea Diocesana


Kanta berri bat entzuten da gure Eliza Katolikoan, eta badirudi Bizkaira ere iritsi dela, gure herriko eliza txikira. Erromatik dator eta sinodoa du izena. Eliza eredu erantzunkidea, elkarrekin ibiltzen saiatzen dena. Sinodoa modan dago. Ez dago aipatzen ez duen Gotzainik. Arrazoiz ala arrazoi barik.

Bizkaiko Abadeen Foroa martxan jarri zenean, Elizbarrutiko Batzarra aipatzen zen esplizituki, Espirituaren oparia eta Eliza estiloa. Batzarra ez zen sinodo deitu, baina horrela bizi izan zen. Ez ziren gutxi izan Batzarra aipatzeagatik entzun behar izan genituen txantxak. Gotzain batek ere esan zigun "Bizkaiko Elizbarrutiko Batzarra iraungita" dagoela, eta zabal zabal geratu zen, Gaztela bezain zabal.

Amerika aurkitu dugula dirudien honetan, estilo sinodala berreskuratzen ari baita, une egokia da Batzar hura gogoratzeko, eskertzeko, eguneratzeko, iraungita egon ala ez, eta saiakera serio eta zintzoa izan zen, bere aktas eta guztiz, edozein giza lan bezala, Vatikanoko II. Kontzilioa Bizkaiko gure elizan jasotzeko.

 

Jose Mari Kortazar



Si no puedes ver o escuchar bien el vídeo clic aquí

Un nuevo aire recorre la Iglesia Católica y parece que ha llegado también a Bizkaia, a nuestra pequeña Iglesia local. Viene de Roma y se llama sínodo. Un modelo de Iglesia corresponsable y que intenta caminar junta. El sínodo está de moda. No hay Obispo que no lo cite. A tiempo y a destiempo.

            Cuando inició su marcha el Foro de Curas de Bizkaia se citaba explícitamente a la Asamblea Diocesana, regalo del Espíritu y estilo de Iglesia. Una asamblea que no se llamó sínodo, pero que vivió de ese estilo. No fueron pocas las bromas que tuvimos que escuchar por resucitar dicha Asamblea. Incluso hubo un Obispo que nos comentó que la “Asamblea Diocesana de Bizkaia está caducada”, y se quedó tan ancho como ancha es Castilla.

            Ahora que parece que hemos descubierto América, que se recupera el estilo sinodal, es un buen momento para recordar, agradecer, actualizar aquella Asamblea, que caducada o no, fue un intento serio y sincero, incompleto como cualquier obra humana, de recibir el Concilio Vaticano II en nuestra Iglesia de Bizkaia.

 

 

Para saber más: Gehiago jakiteko:

 

La Asamblea Diocesana:

Regalo del Espíritu y estilo de Iglesia

 

 

Nota de la Asamblea del Foro de Curas

sobre la corresponsabilidad eclesial

 

La Asamblea del Foro de Curas de Bizkaia ha reflexionado sobre la suma importancia de seguir promoviendo un modelo de Iglesia corresponsable y sinodal (“caminar juntos”) en el que se tenga presente el parecer de todo el pueblo de Dios.

 

1.- Mirando al pasado más inmediato de nuestra diócesis, ha recordado que la Asamblea Diocesana fue posible gracias a la implicación en la misma de más de 16.000 cristianos y cristianas de nuestras comunidades y a la corresponsabilidad practicada por los obispos de aquellos años. En aquella ocasión no sólo se aprobaron (previo discernimiento episcopal) determinados objetivos con el fin de dinamizar la vida eclesial o se experimentó un modo de ser iglesia sinodal y corresponsable, sino que también se pusieron en funcionamiento (o en su caso se reforzaron) los procedimientos consultivos que garantizaban un ejercicio suficiente de la corresponsabilidad y sinodalidad eclesial traídas por el Vaticano II. En definitiva, se apostó por un modelo de Iglesia pueblo de Dios frente al de sociedad perfecta y jerárquica de épocas anteriores

 

2.- La Asamblea del Foro constata, analizando el presente, que no se están aplicando, desde hace unos cuantos años, los procedimientos de consulta que garantizan mínimamente semejante corresponsabilidad y sinodalidad. Así se puede comprobar, por poner algunos ejemplos, en la atípica consulta (a propuesta del obispo) para el nombramiento del pro-rector como rector del seminario diocesano aparcando la vía, hasta entonces habitual, de presentación de una terna por parte de los directamente concernidos para elegir libremente a uno de ellos; en el ocultamiento de los resultados finales de la segunda vuelta de las consultas para vicario general y vicarios territoriales; en el cuestionamiento sistemático del valor deliberativo de los diferentes consejos diocesanos mientras no estén en juego la unidad de la fe y la comunión eclesial; en la ausencia de refrendo sobre la remodelación de la curia; en la carencia del oportuno discernimiento sobre el modelo de presbítero que se está promoviendo estos últimos años y sobre el que realmente necesita nuestra Iglesia; en la anulación (que estatutariamente tenía el Consejo Pastoral Diocesano) de la capacidad para intervenir y hacer oír su voz en el nombramiento de nuestros obispos o en la colaboración interdiocesana con Vitoria y San Sebastián, cada día más debilitada. De persistir en este modo de proceder, se corre un alto riesgo de acabar citando el Concilio Vaticano II para no aplicarlo y, sobre todo, de forzar la ya de por sí frágil comunión eclesial.

 

3.- Mirando al futuro más inmediato, la Asamblea del Foro urge, tanto a nuestro obispo como a su consejo episcopal, a respetar (y, en su caso, recuperar) los procedimientos consultivos que garantizan una Iglesia cada día más sinodal y corresponsable. Sabemos que no son la única solución a nuestros problemas, pero también sabemos que favorecerían la cada día más deseable comunión eclesial. Precisamente, por ello, son un ineludible punto de partida.

  

 Bizkaia, 20 de mayo de 2013


No hay comentarios: