Abenduko kanta: Belenen jaio jaku

sábado, 13 de agosto de 2016

La tumba de Francisco: Proyecto Asis 09

El itinerario de hoy nos lleva a la iglesia de San Francisco. Esta iglesia tiene la particularidad de que en el mismo edificio nos encontramos con 2 iglesias, una encima de la otra y la cripta en donde encontramos la sepultura de Francisco. 


Día 17 de Julio de 2016

Se propone a los jóvenes el siguiente recorrido: Primero para quitar la curiosidad, realizar una visita turística al complejo, comenzando por la iglesia intermedia, junto al presbiterio se baja a la  sala de las reliquias. Después de contemplar el claustro del convento subimos a la iglesia superior. Aquí podemos ver una serie de pinturas sobre la vida de Francisco realizadas por Giotto. Cuando se termina, junto al presbiterio, se hace un momento de oración repasando la vida del santo y lo que te sugiere ante Dios. 

A continuación bajamos a la iglesia intermedia donde encontramos la imagen de Francisco y se propone que sentados frente a ella dediquemos un rato al silencio y a la contemplación. 
Ahora ya podemos bajar a la cripta, donde está la sepultura de Francisco y recordar como fue su muerte

“En la porciúncula, le acomodaron en una choza junto a la capilla. y allí permanecía, todo lleno de dios. A nadie olvidó en este momento, primero a clara, su “plantita”, a quien envió el último mensaje de amor y bendición de padre, a su primogénito Bernardo, a fray León, Ángel, Elías, a todos, y a su querida “fray Jacoba, que acababa de llegar . Así, con todos los suyos en su rededor, esperaba a la hermana muerte como la culminación de su vida. Un acontecimiento tal exigía una celebración. Pidió que le tendieran desnudo sobre la limpia tierra. Pidió luego en limosna hábito y cordón, como un homenaje a la dama pobreza. Los hermanos cantaban emocionados el “Cántico de la criaturas”. Al atardecer, recordando la despedida de Jesús, pidió pan e hizo que lo partiesen en trocitos, ya él sin fuerzas en sus dedos, y los fue entregando a cada uno, en bendición de amor. Luego a petición suya le leyeron la pasión del Señor. A continuación con voz apagada entono el salmo “Con mi voz clamo al señor, suplicante...” así cantando murió. De repente sus amigas las alondras irrumpieron en bandada la choza piando, para dale su último saludo y se perdieron en la noche. Francisco tenía 45 años otro “Cristo” en la tierra viviendo radicalmente el Evangelio."


Y a partir de este momento cada uno busca un lugar para hacer su reflexión personal, sobre lo que cada uno quiere hacer con su vida después de la experiencia de Asís y de haber conocido mejor la vida del santo. 

No hay comentarios: