Berrogei egun

lunes, 5 de septiembre de 2022

Jainkoaren metaforarik hobena La mejor metáfora de Dios Jose Antonio Pagola

 



Jesusen parabolarik ezagunena, eta, agian, errepikatuena, «aita onaren parabola» deitua da. Zer sentitu zuten buruan lehenengoz entzun zutenek bere semeen zoriona bakarrik zuen aitaren borondateaz mintzo zaigun parabola ahantzezin hau?

Inondik ere, txunditurik geldituko ziren hasieratik. Zer aita-mota zen bere aginpidea ezartzen ez zekien hura?, nolatan onar zezakeen senipartea hil aurretik banatzeko eskatzen zion seme haren lotsagabekeria?, nolatan banatu zezakeen bere jabetza familiaren geroa arriskuan ipiniz?

Jesusek are gehiago txundiarazi zituen hitz egiten hasi zenean aita hark semeari, goseak eta umilazioak jota etxera itzuli zenari, egin zion harreraz. Artean urrun zela, bidera irten zitzaion aita korrika, txeraz besarkatu, biziki musu eman, etorri berria egiten hasi zen aitorpena eten eta seme maitetzat onartu zuen etxean. Entzuleek ezin sinetsi zioten. Aita hark galdu egin zuen bere duintasuna. Ez zuen jokatu familiako buru eta patriarka bezala. Haren keinuak bere semea lotsatik eta desohoretik babestu eta defendatu nahi duen ama batenak ziren.

Geroago agertu zen seme nagusia ere. Pazientziaz entzun zizkion aitak bere salakuntzak, txera bereziaz hitz egin zion ondoren eta jaira gonbidatu zuen. Soilik, bere semeak mahai berean ikusi nahi zituen, jai-otordua partekatzen.

Zer ari zen Jesus iradokitzen? Daitekeena ote Jainkoa horrelakoa izatea? Bere ondarea beretzat gordetzen ez duen aita bat bezala, seme-alaben moraltasunaz obsesionaturik bizi ez den aita bat bezala eta, zuzena omen denaren arauak hautsiz, haientzat bizitza zoriontsua baizik bilatzen ez duen aita bezala? Hau ote da Jainkoaren metaforarik hobena: aita bat «galdurik» dabiltzanei besoak zabalik harrera eskaintzen eta leial zaizkionei jende guztia maitasunez onar dezan erreguka?

Teologoek, hogei mendetan barna, diskurtso sakonak landu dituzte Jainkoaz, baina ez ote da Jesusen metafora hau beraren misterioaren adierazpenik hobena gau oraino?

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Urteko 24. igandea – C (Lukas 15,1-32)

LA MEJOR METÁFORA DE DIOS

La parábola más conocida de Jesús, y tal vez la más repetida, es la llamada «parábola del padre bueno». ¿Qué sintieron los que oyeron por vez primera esta parábola inolvidable sobre la bondad de un padre preocupado solo por la felicidad de sus hijos?

Sin duda, desde el principio quedaron desconcertados. ¿Qué clase de padre era este que no imponía su autoridad?, ¿cómo podía consentir la desvergüenza de un hijo que le pedía repartir la herencia antes de morirse?, ¿cómo podía dividir su propiedad poniendo en peligro el futuro de la familia?

Jesús los desconcertó todavía más cuando comenzó a hablar de la acogida de aquel padre al hijo que volvía a casa hambriento y humillado. Estando todavía lejos, el padre corrió a su encuentro, le abrazó con ternura, le besó efusivamente, interrumpió su confesión y se apresuró a acogerlo como hijo querido en su hogar. Los oyentes no lo podían creer. Aquel padre había perdido su dignidad. No actuaba como el patrón y patriarca de una familia. Sus gestos eran los de una madre que trata de proteger y defender a su hijo de la vergüenza y el deshonor.

Más tarde salió también al encuentro del hijo mayor. Escuchó con paciencia sus acusaciones, le habló con ternura especial y le invitó a la fiesta. Solo quería ver a sus hijos sentados a la misma mesa, compartiendo un banquete festivo.

¿Qué estaba sugiriendo Jesús? ¿Es posible que Dios sea así? ¿Como un padre que no se guarda para sí su herencia, que no anda obsesionado por la moralidad de sus hijos y que, rompiendo las reglas de lo correcto, busca para ellos una vida dichosa? ¿Será esta la mejor metáfora de Dios: un padre acogiendo con los brazos abiertos a los que andan «perdidos» y suplicando a los que le son fieles que acojan con amor a todos?

Los teólogos han elaborado durante veinte siglos discursos profundos sobre Dios, pero ¿no es todavía hoy esta metáfora de Jesús la mejor expresión de su misterio?

José Antonio Pagola

No hay comentarios: